Manifiesto

  1. Las voces

Cuando esto haya terminado, las voces de la propaganda correísta seguirán resonando en nuestras cabezas con su cantaleta de insidia. Será difícil sacárselas de encima tras tantos años de bombardeo radial y televisivo. Esas voces ponzoñosas, capaces de expresar en cada modulación y cadencia todo el desprecio que el régimen reserva a quienes declara enemigos; esas voces arrogantes, colmadas de soberbia y superioridad moral,  que pontifican verdades absolutas; esas voces intrigantes y untuosas, aporte de la escuela de locución de Douglas Argüello a la causa de la Secom, quedarán pegadas a nuestras conciencias como una lapa indeseada y mortificante cuando esto haya terminado. Sigue leyendo

Anuncios