Monjas, sumisas y mujeres-culo

IMG_2522

“Algunos han osado llamarnos sumisas”. Con estas palabras, pronunciadas al desgaire en el jactancioso discurso con que se reinstaló este jueves en el cargo de vicepresidenta segunda de la Asamblea Nacional, Marcela Aguiñaga demostró tener una jeta tan grande que se la pisa al andar. Y nada de sangre en la cara. ¿No fue ella misma, apenas la víspera, quien se declaró “sumisa una y mil veces” en una entrevista en Ecuavisa y luego, por si subsistiera alguna duda, repitió el mensaje en su cuenta de Twitter? “Seré sumisa una y mil veces cuando se trate de luchar y reivindicar los derechos de la mujer”. Ser sumisa para luchar es como ser indómita para rendirse: una imposibilidad lógica o una gansada pura y simple. Nada nuevo para alguien que, cuando presidenta de la Comisión de Biodiversidad, se autocalificó como “defensora de la vida” a la hora de lavarse las manos ante el potencial etnocidio de los taromenane. Algún día se declarará nazi, una y mil veces nazi, cuando se trate de defender a los judíos. Si Marcela Aguiñaga no existiera habría que inventarla: de algo hay que reír.

El tuit de la vicepresidenta segunda fue el detalle imperecedero de una semana olvidable en la cual, a propósito de la reelección de las tres autoridades máximas de la Asamblea, se volvieron a cantar las alabanzas de rigor en torno a la política correísta de igualdad entre los sexos. Imperecedero porque pone en evidencia lo único que cabe recordar de todo este despliegue de retórica barata: su insoslayable falacia. ¿Qué pueden hacer las autoridades correístas para resolver las inevitables contradicciones entre la realidad y sus discursos, contradicciones que brotan casi cada vez que abren la boca? Sólo tienen una posibilidad: desconocerlas. Aunque eso implique abjurar de la decencia y enemistarse con la lógica. A las contradicciones simplemente hay que ignorarlas y seguir tirando con tres palmos de narices. Nunca está demás proferir indignados juramentos asegurando que no dijeron lo que a todos consta que dijeron. A la final ellos mandan.

Ellos mandan y han decretado, por ejemplo, que el correísmo es el inventor de la igualdad entre los sexos en el país. No fueron décadas de procesos sociales, organizativos y de toma de conciencia. No fueron los esfuerzos de un activismo político que conquistó, entre otras cosas y mucho antes de que Rafael Correa apareciera en el horizonte, una ley electoral que impuso la alternancia entre hombres y mujeres en la composición de las listas de aspirantes al poder Legislativo (alternancia que, según el presidente, no se sabe si contribuyó a mejorar la democracia pero sí volvió más interesantes las farras en Carondelet). No, la sociedad no avanzó un centímetro hasta que llegaron ellos y decretaron la igualdad. Para sostener esta mentira inventan mitos por la cara. “Algunos evidentemente se ofendieron” cuando la Asamblea eligió a tres mujeres para presidirla, dijo Aguiñaga en su discurso. ¿Algunos? ¿Quiénes? ¿Dónde? ¿Qué dijeron? Lo consideraron “casi un sacrilegio”, inventó poniéndole color a la mentira. ¿En serio? ¿Y eran todos hombres o hubo alguna que otra sumisa entre los indignados? ¿Tan atrasada estaba la sociedad ecuatoriana hasta que llegó Rafael Correa para modernizarla?

La realidad en lo que respecta al presidente es muy distinta.

9 de mayo, sabatina número 423: la cámara recorre la improvisada platea donde centenares de partidarios se han reunido para escuchar al presidente. Como de costumbre, y como si del programa Haga negocio conmigo se tratara, el camarógrafo busca a las muchachas más bonitas para los close-ups más prolongados. De pronto –y esto también es usual– una chica guapa llama la atención del presidente. En ese preciso momento está haciendo su elogio de las madres, circunstancia que le permite derivar fácilmente hacia otro tema de su preferencia: “Espero que la guagua lindísima que están enfocando todavía no sea madre porque es muy jovencita”, se interrumpe, y luego la aborda directamente: “Tú no eres mami, ¿no?”. Lo que sigue es una retahíla de consejos para niñas directamente extraído del Plan Familia: “Y me estudias la Universidad, y después posgrado, y recién ahí te piensas en casar o hacerte monjita, lo que sea. Pero primero universidad y maestría, y si es posible en el exterior. Cuidado que estás guapísima, así que cuidado con esos sabidos que están por ahí rondando, no les pares bola hasta acabar por lo menos maestría”. Un momento: ¿no es eso mismo lo que dijo hace un par de meses el secretario de la Presidencia, Alexis Mera? ¿No lo desautorizó el presidente? ¿Y hoy lo repite? ¿No rabió, escandalizada, Rosana Alvarado contra esas declaraciones? ¿Y qué dice ella ahora? Nada: a los cinco días se posesiona como vicepresidenta reelecta de la Asamblea y retuitea: “Las mujeres al poder”.

“Me estudias la Universidad”, dice el presidente. Desde la forma dativa de ese pronombre personal en adelante, cada una de sus palabras lo traiciona y pone en evidencia lo que en verdad piensa sobre las mujeres el inventor de la igualdad entre los sexos en el Ecuador. Nada más decidor que las alternativas de futuro que ofrece a la pobre chica que tuvo la mala suerte de gustarle: casarse o hacerse monjita. Eso es igualdad de sexos en versión correísta. Porque si la chica en cuestión fuera chico; más aún: si fuera fea, nada de esto estaría diciendo el presidente. ¿Sólo después de la maestría te casas o te haces sacerdote? No, ni se le ocurriría. Si la chica en cuestión fuera chico o fuera fea, las cámaras ni la hubieran enfocado y el presidente ni la hubiera visto. Como es chica y es guapa, se la quiere sumisa y educada. “Me estudias la Universidad”. Un gran futuro político te espera: podrías llegar a ser hasta vicepresidenta de la Asamblea. Presidenta no, para eso basta con que “me estudies” el colegio.

Pero dejemos que la sabatina 423 se desarrolle porque todavía falta lo mejor: el encuentro de Rafael Correa con la mujer-culo. El filósofo argentino José Pablo Feinmann, quien seguramente será del gusto del presidente porque es peronista y militante K, llama mujer-culo a la típica modelo de ropita diminuta que, tanto en Argentina como en Ecuador, invadió las tarimas y los programas de farándula de la televisión, entre otros espacios, y cuyo único atributo es su capacidad para mostrar y mover el culo. “El mundo de la culocracia –escribe Feinmann en un ensayo sobre los nuevos machismos– es el de la mujer sin rostro. Ni nombre, ni apellido, ni cara, nada. Sólo culo”.

Pues bien: ocurre que en uno de los actos de masas de la semana anterior, cuya reseña  corresponde hacer en la sabatina, se presentó una cantante de exuberantes y generosas carnes, ropa provocativa y movimientos sensuales. Y cuando le toca hablar de ella, al presidente –con el respeto debido a su cargo, como dice José Hernández– se le cae la baba. O posiblemente no, en realidad, pero sí interpreta –como el actor que es–, el papel de un hombre al que se le cae la baba. Quizás no se le cae pero cree que lo que corresponde en este caso es que se le caiga. “¡Qué desconsiderada, Dios mío, pero qué criminal!”, exclama entre risitas rijosas y lúbricas. Y continúa riendo mientras bromea con esta imagen harto significativa: “¡Atentado a la seguridad nacional! ¡Debió reaccionar la seguridad!”. Lo cual significa que esta chica, esta sí, chica-atentado, no es sumisa ni se espera que lo sea. Está clarísimo que lo que en verdad quiere decir el presidente, mientras reproduce los valores del machismo bruto y básico propios de un mecánico de la Villaflora que cuelga calendarios de lluchas en las paredes, es que la cantante en cuestión está buenota, está ricota, es una mamacita. Un hembrón, vamos. Sólo que no lo dice porque hay un nivel de mojigatería del cual no puede sustraerse. Pero sí añade, para caracterizar a la chica: “Además, cantante”. ¿Qué significa “además, cantante”? Significa que la mujer en cuestión es, básicamente y en primer lugar, algo distinto de cantante; que ser cantante es sólo un atributo adicional a ese algo que, para Rafael Correa o para el personaje que interpreta, viene primero. ¿Qué es ese algo que viene primero pero no se nombra? Lo dicho: una mujer-culo.

Nada de esto es una novedad. Lo que el presidente piensa de las mujeres, no lo que dice cuando se pone retórico y habla de la igualdad de las compañeras sino lo que realmente piensa y se manifiesta en la manera como se conduce, es público y notorio. Lo es al menos desde aquel fin de año en que habló de las minifaldas y de cómo el incremento de asambleístas de sexo femenino contribuyó a mejorar la farra. Las máximas autoridades de la Asamblea pueden hablar maravillas sobre el proceso de inclusión de las mujeres impulsado por el compañero presidente. Lo cierto es que el compañero presidente –y ellas lo saben, oh, sí, cuánto lo saben– se comporta como un macho cualquiera: o maltratador o baboso, según el caso. Se pueden citar decenas, cientos de ejemplos para abundar en lo mismo. Y ya que el discurso de la supuesta igualdad entre los sexos impulsada por el gobierno ha estado a la orden del día esta semana, resulta provechoso echar una mirada al menos a la última sabatina. Aunque no sea sino para invocar un elemental principio de realidad ante la avalancha retórica, no más eso. Aunque no sirva de nada. A la final ellos mandan.

Anuncios

11 comentarios en “Monjas, sumisas y mujeres-culo

  1. Introduje un comentario esta mañana, tal parece que ha sido rechazado, no se porque, debo indicar que escribi varios comentarios iguales o parecidos en varios medios internacionales, incluidos HISPAN TV, y RT N; sin censura alguna, lo que hice fue señalar que los desgobernantes eran bestias lujuriosas, sobre todo los derechistas, y considero que el Correa es otro de los mismos, por eso su chabacaneria torpe sexista, sobre todo notoria en los costeños como el Febres y el Bucaram, narraba el comportamiento por lo menos “liberal” en las alturas del poder, donde la moral es asi, no la critico, solo que eso trae consecuencias negativas como trafico de influencias, nombramientos, negociados, todo pagado con carne, o como decimos los tecnicos: no importa el curriculum, sino el “ricuculum”, conozco a “elevadisimas matronas de la politica”, cuyas familias(hermanos, tios, etc.), recibian altos cargos y negociaban concesiones mineras y ambientales, fruto de “una sumision sin limites”, de la cual eran notorios participantes meratorios y patiñudos, eso afectaba la “politica proteccionista de las reservas y medio ambiente”, escribo sin odio, solo con asco y desprecio, porque se que es el sistema que acaba de robarme dos fondos previsionales, uno docente y otro tecnico, hace 60 años los banqueros me robaron fondos de ahorro infantiles aportados por mi abuelo, sin que los ladrones hayan sido castigados.

    Me gusta

  2. Autoritario y arbitrario es quien niega y condena la atracción y el gusto natural de un género a otro, que le pone en condición de delito, que husmea artificiosamente las expresiones de otro y especula con los pensamientos ajenos para juzgar y concluye desfachatadamente en condena a mirar, a esbozar la más mínima expresión de agrado. Articulo castrante de emociones, y sentidos ancestrales que están ahí desde antes de nuestra especie, que la heredamos como condición básica para mantenernos vigentes y estará hasta el fin de nuestro tiempo y más allá aún. El artificioso adiestramiento social que pregonan, en nombre de la “igualdad” hace un descomunal monumento a la hipocresía, llegando a desconocer nuestros más antiguos instintos, de emocionarnos o motivarnos al primer contacto visual con nuestr@s semejantes. Perder el gusto de mirar, de emocionarse entre sexos iguales o distintos sería como perder los sentidos y la emoción natural entre entes de nuestra misma especie. Si estos que pregonan y practican la crueldad en sus artículos, tendrían el poder lo ejercieran persiguiendo a todo o toda quien mire, sienta y exprese pretendiendo castrar o cercenar a todos quienes gustaremos de expresar nuestros sentires. Al hilo de lo escrito muchos vemos y sentimos que nuestro entorno está cambiando, y está cambiando en movimiento, mostrando una esperanza y un mejor futuro que el se tenía hace ocho años, hay esperanza y confianza en el terruño, que veo florecer y que avanza ante la insensibilidad de quienes cierran los ojos, cubren sus sentidos y ven todo malo olvidando o extrañando ese oprobioso pasado. En fin de cuentas el Ecuador está hoy mucho mejor que antes y con proyección a un mejor futuro, consecuencia de lo que se ha sembrado y se siembra recuperando el poder del Estado y en los esfuerzos por continuar fortaleciendo la Patria Grande como lo trabajó en su momento Bolivar y Alfaro.

    Me gusta

  3. Comentar un artículo de Roberto Aguilar me orilla a sentimientos encontrados: ira incontenible y verguenza por lo que hace el correísmo en el Ecuador, a la vez que orgullo por su enorme valentía y talento para desenmascarar las rastreras falacias de un poder infatuado y torpe.
    Balseca, en su columna semanal de El Universo- que no sé cómo se mantiene con vida- recrea algunos fragmentos de “El coronel no tiene quien le escriba”, para evidenciar el conflicto permanente entre la frustración de los pobres y las promesas incumplidas del poder. Un enfoque que nos permite anticipar que aquí en el Ecuador los jubilados de hoy y del futuro recibirán sus pensiones en el cementerio. ¿ Es que alguien puede creer en las mentiras del correísmo?
    Lamentablemente ya quedan pocos periodistas que prefieran abandonar su trabajo en los medios antes que ser tan sumisos como la Aguinaga, que ya recibió su segundo “aguinaldo” por su manso comportamiento en la Asamblea, y otros que disfrutan del salario que el poder otorga por cultivar el silencio, o por ser el perrito de la RCA que sólo escucha en el altoparlante la voz del amo. Muy pocos se atreven a desafiar a Correa- los medios temen perder su inversión, y por eso practican la autocensura o una discreta alabanza al poderoso-, que sobran los dedos de la mano para contarlos. Han tomado, esos pocos, el camino de la lucha contra el autoritarismo, enfrentando rigores y avatares, y la exclusión de las tribunas en las que se debe publicar su pensamiento de crítica al poder ensoberbecido. Se han convertido en blogueros dignos por no pagar el precio de ser eunucos mentales. Para ellos mi respeto y admiración.
    Y no hablemos, Balseca, de escritores.Vaya por delante que yo no creo que la narrativa ecuatoriana esté atravesando su mejor momento- y fue muy mezquino el tiempo en que lo tuvo. Creo que R. Aguilar puede dar la lista de poetas, historiadores, narradores y ensayistas que se han adosado como ventosas a la exquisita torta del poder. Yo sólo quiero recordar al” pana” de Fernando, Raúl Vallejo, que ha medrado de los Gobiernos de izquierdas y de derechas. Un poco me recuerda el estilo camaleónico del Fouché de bolsillo, Alexis Mera. ¡ Cómo me gustaría tener el verbo fulgurante del Vallejo colombiano para desnudar a estos sepulcros blanqueados!! Qué Vallejos tan sideralmente diferentes!
    La vergonzosa conducta de la Aguinaga y su combo debe estar haciendo que se revuelva en su tumba la Dr. Matilde Hidalgo de Procel, a quien le tocó asumir la dura tarea de luchar contra el prejuicio, la discriminación y el machismo. La mujer ecuatoriana jamás podrá ser representada por asambleístas sumisas, serviles y dispuestas a hacer cualquier genuflexión para mantener la aprobación del poder. Aguinaga y su combo de sumisas se han ganado la condena pública. Una cosa es la misión de Juana de Arco, que la llevó a la hoguera, por luchar por la libertad de su país, y otra cosa muy diferente exhibir una descarada “sumisión” a un proyecto político autoritario, que conculca las libertades del ciudadano, y que niega al pueblo el derecho a ser consultado sobre los temas que apuntan a cambiar la estructura del Estado. Aguinaga y su combo merecen ser condenadas a la hoguera sempiterna del desprecio público.
    Con respecto al trato banal y rijoso que muestra el presidente Correa por la mujer, en la que sólo descubre y resalta la prominencia de una parte de su cuerpo,( luego dirá que esto lo dice porque no puede “deshumanizarse”), me permito adjuntar unas estrofas de Talento de televisión, de W. Colón, que retrata bien las virtudes que nuestro gobernante más admira en las féminas:

    “No tiene talento, pero es muy buenamoza,
    tiene buen cuerpo y es otra cosa,
    muy poderosa en televisíon,
    y tiene un trasero que causa sensación.
    Sabor, aquí está la Salsa
    con “changa” y “raque” es mucho mejor,
    y le trae la historia de una mamita en televisión,
    que con su trasero supo ganarse la admiración.
    causó, entre los actores gran simpatía por su esplendor,
    y entre las actrices la antipatía por la razón,
    de que su palanca fuera su cuerpo, y no su valor.”

    ¿Corren los tiempos de la culocracia en el Ecuador?

    Me gusta

  4. “mecánico de la Villaflora que cuelga calendarios de lluchas en las paredes” no estás hablando de esto y estereotipas a los que viven en el sur de la capital? se nota que estás en la cúpula de la pirámide de la superioridad moral, acabas de reflejar que tan cierto es que este gobierno no inauguró la igualdad de géneros como cierto es que el machismo es un problema social que pretendes potenciar en la figura del presidente para hacer oposición política.

    Me gusta

  5. Y ahora, el discurso de la reelecta Presidenta Rivadeneira, llama a la “disciplina y la lealtad”. Es decir a la obediencia. A lo que ordene el “man”. por supuesto. ¡Hasta cuándo tanta obsecuencia! Y los intelectuales cooptados por SM, obciamente, ni pío.

    Le gusta a 1 persona

  6. Todo lo que Rafael Correa dice y hace con respecto a la mujer Ecuatoriana, demuestra su machismo y su profundo desprecio por el género femenino. El artículo de Roberto Aguilar, así como los videos que se pueden encontrar en los “links” del artículo hablan por si mismos. Correa pretende ser el inventor de la igualdad de género, cuando en realidad es un machista de muy baja categoría. La triste actuación de las tres señoras que ocupan las más altas dignidades de la Asamblea, son una vergüenza para todas las mujeres. La Señora Aguiñaga lo confiesa sin pudor cuando se declara sumisa. Una auténtica bofetada en el rostro de miles y miles de mujeres Ecuatorianas talentosas, valientes y valiosas, que deben sentirse ofendidas con la presencia y la actuación de las señoras Rivadeneira, Aguiñaga y Alvarado en cargos que ocupan pero que jamás han ejercido porque su jefe (Rafael Correa) solo les permite acatar órdenes y sancionar todo lo que él les envía desde el palacio presidencial. Conclusión: En el gobierno de la revolución ciudadana igualdad de género significa lo mismo que sumisión y obsecuencia de género.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s