8 de junio: el día en que los correístas perdieron la tribuna de la Shyris

manifestación 8 jun. 15, 3El secretario nacional de Acción Política del correísmo, Óscar Bonilla, echa chispas por los ojos y fuego por las fosas nasales: “¡¡¡Nuestro error hijuepucta –brama subrayando el fonema oclusivo de la penúltima sílaba, sobre la que recae la acentuación de la frase– fue dejar que se tomen la tribuna!!!”. Acompaña el reclamo con un firme y desgarrador movimiento de manos hacia abajo, las palmas vueltas hacia el cielo, agarrotados los dedos: “¡¡¡JuepuCta!!!”. Dicho lo cual abandona entre aspavientos el corrillo de amedrentados militantes que se miran unos a otros con cara de por-qué-no-estamos-en-las-páginas-amarillas y atraviesa a grandes zancadas la avenida de los Shyris con los ojos desorbitados. Dos o tres lo siguen tímidamente. Juntos tratan de reagrupar las fuerzas un tanto dispersas a esas alturas de la noche (son las siete) pero la verdad es que no dan un palo al agua. A pocos metros de ahí, frente a la casa del partido de gobierno, la secretaria nacional del movimiento, Doris Soliz, con doliente cara de velorio –los hombros caídos, las manos sueltas, los labios apenas entreabiertos, perdida la mirada en un punto cualquiera del pavimento, de espaldas a sus colaboradores más cercanos– vive su momento de soledad perfecta.

¿Cómo llegaron a este punto si estuvieron ahí primero? A las cuatro de la tarde la tribuna de la avenida de los Shyris era suya. ¿Cómo no habría de serlo si su sede queda al frente? Junto a la vereda aparcaron los dos buses que vinieron cargados de refuerzos: el de la cooperativa Reina del Cisne y aquel otro que trajo gente de la Costa, adornado con los logotipos del ministerio del Deporte y de la federación deportiva de la provincia de El Oro: “Rocío Barriga presidenta”, se lee sobre la carrocería; y un número de teléfono. Profusión de banderas verdeagüita. Consignas revolucionarias y antipeluconas. Fiesta en la tribuna. A ese momento corresponden las fotos de una jubilosa Doris Soliz que circularon en el Twitter. Recién a las cinco empezaron a llegar los opositores autoconvocados por las redes sociales y se fueron instalando en la mitad sur de la tribuna. La semana anterior no pasaron de un puñado y ahora, siendo lunes, no se esperaba que hubiera muchos más. Sin embargo, pronto igualaron en número a los correístas. Y siguieron llegando.

manifestación 8 jun. 15, 1A las seis y media, un cinturón de policías antimotines de uniforme negro –casco, peto, escudo, porra– contiene a la creciente masa de manifestantes anticorreístas en el extremo sur de la tribuna, a la altura de la calle Holanda. Al otro lado, ocupando su porción de graderío, los que llegaron primero han quedado rodeados por las masas verdeagüita que los intimidan a grito pelado y batir de banderas. Hace rato que el tráfico ha sido interrumpido. Separados por el cordón de uniformados, ambos grupos se concentran en el costado occidental de la avenida dejando un carril libre al otro extremo por donde circulan –auténtico territorio comanche sin resguardo policial– gentes de un lado y otro. Pero los anticorreístas –no lo había previsto nadie– siguen llegando. Que burlen el cerco es cuestión de minutos. Y así ocurre: de pronto, al grito de “¡Vaaamós, vaaamós!” avanzan por el carril descubierto de la avenida en maniobra envolvente característica del juego del Go. Atari. Los verdes, en clara desventaja numérica, huyen despavoridos, abandonando tribuna y calzada. El cinturón policial retrocede cincuenta metros. Óscar Bonilla se tira de las barbas y prodiga instrucciones como si la revolución dependiera de ello, pero ya la avenida ha sido conquistada por un riente ejército de opositores y desde más allá de la calle Portugal se escucha un solo grito coreado por más de mil gargantas: “¡Fuera Correa, fuera!”.

Es la clase media quiteña en el soberano ejercicio de su indignación moral. Aires que recuerdan a abril de 2005 se respiran en la Shyris: es el ambiente distendido y voluntarioso, cargado de desafiante buen humor, propio de la multitud sin líderes. Pero hay una diferencia: en 2005 no hubo un bando gutierrista. Ahora los correístas están ahí, y aunque por una vez son menos, muchísimos menos, hacen de la fiesta una batalla. Un nuevo piquete de policías, esta vez de los comunes y corrientes de chaleco fosforescente y guata ostensible, llegan para formar un segundo cordón entre los grupos. Por sobre ellos, los gritos van y vienen de un lado a otro de la calzada y por espacio de tres horas ambos bandos juegan a responderse las consignas. A la voz de “¡Fuera Correa, fuera!”, los correístas responden: “¡Ahí están, esos son, los cachorros de León!”. “¡Paguen sus impuestos!”, reclaman los verdes; “¡Dejen de robar!”, endosan los de oposición. “¡Fuera borregos!”, gritan éstos. “¡Fuera ratas!”, responden los otros. “¡Esto es Quito, no Venezuela!”, se oye de un lado. “¡Esto es Quito, no Miami!”, se replica desde el otro. Y el grito de “¡Uh, ah, Correa no se va!”, coreado por los del gobierno, es ahogado por un rotundo “¡Uh, ah, Correa maricón!”, que no rima pero resuena con la vibrante contundencia de las palabras agudas terminadas en -n y resuelve la disputa a favor de los anticorreístas. “¡Sanducheros, sanducheros!”, continúan éstos y rematan: “¡Meee, meee!”. Los otros callan porque no saben cómo hacen las ratas.

Pero no todo es juego y buen humor. De rato en rato, ásperos estallidos de violencia sacuden a ambos bandos. En las primeras filas, por sobre los hombros de los gendarmes, correístas y anticorreístas se meten las manos a la cara y vociferan insultos de los más canallas. Sus rostros se contraen, se retuercen en muecas crispadas de saña indescriptible, convulsionados por un odio ciego. Del bando oficialista vuelan objetos contundentes en la dirección contraria, tubos de PVC de los que se usan como astas de bandera sirven como proyectiles contra los rostros enemigos. Una y otra vez, los anticorreístas arrebatan banderas a la fuerza para prenderles fuego entre aullidos tribales y gestos de catarsis. La legisladora aliancista Zobeida Gudiño defiende la suya y responde, muy parlamentaria ella, con un grito y un chirlazo.

En las áreas limítrofes hay eventuales intercambios de palos y de golpes. En la zona correísta, los funcionarios del partido, entre los que se cuentan varios asambleístas y ministros, guardan una discreta posición de retaguardia, cediendo las líneas de avanzada a los más rabiosos militantes movilizados en buses a cambio de una pitanza. Algunos de ellos se ensañan con un grupo de mujeres mayores que buscan un paso entre la multitud: “¡Anda a dar la vuelta, pelucona hija de puta” les gritan. Y sueltan un palazo. En el otro extremo de la manifestación, una señora de oposición lanza un paraguazo contra uno que la amenaza, enronquecido y vociferante. Movidos por el odio, el lumpen proletariado y la burguesía descargan sus rencores mutuos, tan dispuestos a la violencia, tan llenos de miedo al otro que asusta contemplar en lo que puede convertirse este país si las cosas siguen este curso. Rafael Correa debe sentirse satisfecho: ¿no es esa la lucha de clases que tanto quería?

Son las ocho y media de la noche. Un grupo de policías a caballo monta guardia en la zona correísta, sus cabalgaduras dirigidas hacia el otro lado de forma intimidante, para que no quepa duda de en qué bando están. De la sede del movimiento de gobierno, a pocos metros de ahí, se ha sacado un gran amplificador y se ha instalado sobre la vereda: a un volumen imposible, Pueblo Nuevo despacha los lastimeros acordes de la canción Cómo será la patria, dolorida y gimiente. Hay que tener jeta para solazarse con esta música y acusar de sufridores al resto. Los altos dirigentes, ministros y asambleístas, José Serrano, Óscar Bonilla, Doris Soliz y los demás cuadros del partido se han refugiado en el interior, seguramente para planificar la resistencia de la próxima jornada de protesta. No pueden permitir que se les vuelva a arrebatar la tribuna de la Shyris, frente a su propia casa. La estrategia sin duda contemplará un nuevo cálculo de buses y banderas; sánduches, quizá, y, pese a las vacas flacas, algún viático. Y un número correcto de policías y caballos. Lo de hoy no puede repetirse. Afuera, a las nueve, dos grupos cada vez más reducidos de manifestantes, los más irreductibles, los más avezados, los más vehementes, continúan ocupando la calzada. Odiándose.

(Fotos tomadas de las redes sociales)

Anuncios

14 comentarios en “8 de junio: el día en que los correístas perdieron la tribuna de la Shyris

  1. Solo quiero felicitar al Pueblo Ecuatoriano por su berraquera al momento de salir a la calle y en especial al Pueblo o ciudadanos de Quito, y quiero compartir algo que leí y me parece muy importante.
    Nada es tan peligroso como dejar
    permanecer largo tiempo a un
    mismo ciudadano en el Poder. El
    pueblo se acostumbra a obedecerle
    y él a mandarlo, de donde se
    originan la usurpación y la tiranía
    Simón Bolivar
    Congreso de Angostura
    Año 1819

    ABAJO LA ROVOLUCION
    TERMINA TU MANDATO Y LARGATE MARICON RESENTIDO

    Me gusta

  2. REALMENTE ME ENCANTA COMO ESCRIBE EL SR. AGUILAR, ES TAN DIDACTICO PARA EXPLICAR LO QUE ESTAMOS VIVIENDO. TODAVIA NO ENTIENDO COMO ES POSIBLE QUE HAYAMOS AGUANTADO TANTO. POR MENOS HEMOS BOTADO PRESIDENTES PERO PARECE QUE LA VIVORA DE OJOS VERDES TIENE TODAVIA ENGATUZADA A MUCHA GENTE.

    Me gusta

  3. Desde hace rato he dejado de creer en este gobierno, al que inicialmente he apoyado con toda mi familia y muchos amigos que solicitan un criterio u opinión al respecto, he dado mi veredicto que valía la pena apoyarle sobre todo al Señor Correa; los postulados iniciales que planteo su gobierno fueron convincentes, además por esas circunstancias de la vida impactó en momentos que el pueblo estaba harto de uno y otro presidente…Así llegó Correa a la presidencia, sin carrera política, sin ser conocido en el espectro político, sin diputados en otras palabras por la confianza que el pueblo depositó en él.
    Ayer estuve con 30 compañeros más de la cordillera del cóndor, si hubiese conocido de ese plantón me sumaba al mismo, porque Correa desgraciadamente ha abusado esa confianza depositada en él; le quedó muy alto el cargo de magistrado, da vergüenza ajena como a maltratado a muchos ecuatorianos por disentir con él, se porta como un adolescente malcriado…gobierno con actitudes viscerales, la vanidad y arrogancia de todos los sábados divide a muchos ecuatorianos, todos sabemos que 30S es fruto de su craso error…Leyes hechas con la misma dedicatoria como en gobiernos anteriores; enseñe a pescar y no dar el pescado, presidente? Estuvimos en Quito justamente porque la normativa de servidumbre en la ley minera de Correa jamás se pensó en el pueblo, ahora seremos desalojados de nuestros patrimonios, mas de 80 familias que no quieren vender sus territorios porque la empresa ofrece un precio irrisorio de 1000 dólares por ha. Arcom está presto para hacer cumplir la ley, a su manera, porque lo hizo mal las demandas, tiene desde hace rato hechos los cheques y con la fuerza pública quieren que la gente coja esos cheques y se mude a otro lugar. El desarraigo, la identidad cultural, toda una historia de esa gente les importa un comino…. Hemos denunciado desde hace 9 años atrás todos los atropellos que hizo y hace ECSA con los comuneros, pero para las autoridades no pasa nada. Donde está los derechos humanos de esta gente, esto es vivir en democracia, esto es el BUEN VIVIR, que reza el presidente; esto es pensar en la gente pobre, que con su presencia en la frontera viva ha hecho patria y ahora este gobierno permite que se haga colonia china en nuestros territorios. Cuantas cosas mas podría escribir de este gobierno que se jacta de haber sepultado a la partidocracia, cuando tiene en sus filas a mucha gente…..Presidente muchísimas cosas más que ud no escucha, no toma en cuenta las observaciones y denuncias que se han hecho a sus colaboradores me refiero a ministros y mandos altos, han terminado por desconfiar en su gobierno, no sin antes reconocer que ha hecho muchas obras y muchos cambios en bien del país sobre todo en educación y vialidad donde se ven los frutos.

    Me gusta

  4. Bien mi Quito querido!!!…. ese es el Quito que faltaba…. el Quito que no se deja amedrentar por un patancito sabatinero que injuria a las mujeres detrás de un cerco policial. Ese es el Quito que ha botado mamarrachos cuando creen que Ecuador les seguirá aguantando sus sandeces y patanerías. Gracias Quito!!! SIgue así….

    Le gusta a 1 persona

  5. El artículo es un recuento alentador de lo sucedido en la Calle Shyris cuando el pueblo de Quito, de manera espontanea y multitudinaria, desalojó de la tribuna y puso en retirada a los asalariados del correismo. Como ecuatoriano, me alegra profundamente que se le esté perdiendo el miedo a Correa y se comience a manifestar, en las calles, el abrumador y mayoritario descontento que existe entre nosotros frente al desastre al que nos ha conducido y nos sigue conduciendo el régimen más nefasto de nuestra historia. La calle tiene que ser el escenario en donde se lleve a cabo la batalla que los cuatorianos tenemos la responsabilidad histórica de librar para rescatar a nuestro país, para rescatar nuestra democracia, para rescatar la dignidad, y desterrar para siempre el abuso, la prepotencia y la ineptitud de estado. Mi lectura de lo sucedido en la Calle Shyris no es de que se ha dado la lucha de clases que quiere Correa. Para mi, la lucha de clases implica el enfrentamiento de distintos estratos sociales por temas ideológicos y de fondo. En la Shyris, lo que se decidió fue una batalla de ecuatorianos de todas las clases sociales, en contra de un grupo de mercenarios y asalariados del gobierno de Rafael Correa. Pienso que es demasiado generoso con in dictadorzuelo megalómano e inepto como Rafael Correa, atribuirle el liderazgo de una lucha de clases. Su única lucha, con el asalto a mano armada al bolsillo de los ecuatorianos incluída, es la de mantenerse en el poder a como de lugar, y esa lucha la está perdiendo y la seguirá perdiendo en la medida que, sin temor alguno, yn en las calles, sigamos diciendo !!!BASTA YA!!! al tenebroso gobierno de la revolución ciudadana.

    Le gusta a 1 persona

  6. No puedo resistir a la tentacion de un comentario adicional; es porque me veo en la obligacion de rectificar otros errores del sr. Aguilar, ¿de cuando aca puede ver en Doris Solis con “cara de velorio”(soledad perfecta)?, peor aun, ¿donde su “cara jubilosa”?, ¿de cuando aca una cara petrificada con el botox tiene expresion alguna?, por alguna razon, cuando alguien se somete a esa tecnica, decide una expresion que tiene pocas variantes, la Solis eligio una con una “sonrisa ironica”, asi como otra fulana de la “revolucion tuneada” especialista en fondos y seguros ajenos, eligio la de “chancho hornado juvenil”, revisen las fotos de esas y otras fulanas en el antes y el despues, verifiquen sus ausencias quirurgicas, y veran el “tuneo caro” que permite el poder a sus “miembros y miembras”, incluso hay rumores del ¿por que?, algunos malpensados dicen que es para satisfacer uno que otcho(a saber quien) admirador ferviente interesado con las mieles del poder, no olvidar que la Solis es “palo grueso de la revolucion”, y es mejor estar de a buenas.

    Me gusta

  7. Agunos episodios del quehacer humano pueden presagiar el declive y la posible caída de Correa: Waterloo,los idus de marzo, el hundimiento del Titanic o las profecías de las brujas de Macbeth.
    Sé que son temas demasiado grandes e importantes como para compararlos con el basto delirio de poder de Correa, un aprendiz de ayatolá que se ha equivocado de tiempo y lugar.
    Con el debido respeto al dramaturgo inglés, serán las brujas de Macbeth las que emplearé para hacer mi lectura de la primera gran reacción del pueblo ecuatoriano ante la reciente arremetida correísta.
    Primero, no sé si Correa ha consultado a los astros o a la brujas para conocer su futuro político, pues parece que él es el único que no se ha dado cuenta de que ha perdido el favor del pueblo, cosa que su coro de aduladores se encarga de negarlo. De no haberlo hecho nunca, me permito hacerle conocer la profecía de la tercera bruja,-que es la que más calza con el momento de la crisis que envuelve a su gobierno-, que le advirtió a Macbeth del peligro que se cernía sobre él:
    “Macbeth seguirá invicto y con ventura
    si el gran bosque de Birnam no se mueve
    y, subiendo, a luchar con él se atreve
    en Dunsinane, allá en la misma altura”.
    La ambicion de retener el poder a cualquier precio,( reelección infinita, violación de la Constitucion, persecución a la prensa, ofensas al granel desde las sabatinas, restricción de las libertades y derechos ciudadanos, instituciones del Estado que están sometidas a su capricho, y un largo etcétera- le puede pasar una alta factura a Correa: su caída desde las alturas del poder, y su consiguiente ruina política y moral.
    Sería nefasto para el país que Correa omitiera el peligro de exponerse con terquedad a los idus de marzo, que su prepotencia lo volviera ciego ante el enorme iceberg que lo amenaza, y que se hundiera en el fango y el barro de la ambición política.La pérdida de los correístas de la tribuna de la avenida de los Shyris es la señal de la creciente indignación y cansancio del pueblo ecuatoriano.!Seria un sinsentido que Correa se atreviera a luchar contra el gran bosque de Birnam!

    Le gusta a 1 persona

  8. El punto es que ya estamos perdiendo el miedo y ya nos estamos cansando de tanta falacia, demagogia, mentira de este gobierno sumados a su prepotencia, atropellos,abusos, arbitrariedades. Hemos tolerado demasiado y ya no estamos dispuestos a seguirle tolerando ni a él ni a sus políticas comunistoides. Le exigimos respeto por nuestros derechos consagrados en la Constitución para poder convivir en paz, democracia, libertad, justicia, trabajo, progreso en el marco del Buen Vivir. Rectifique señor Presidente, aún está a tiempo

    Me gusta

  9. Pues ya que la situación política llegó a este punto, y en casi exclusiva culpa del caracter irascible, visceral, resentido y prepotente de RCD, es hora de definirse y decidir si se está a favor de la corrupción y el alienamiento o de la democracia y la tolerancia.
    Pero recuerden que mientras piensan que hacer y en ausencia del mandamás, el vicepresidente (el que copió extensamente una tesis y que sin recato deseó feliz día a todas las madres ecuatorianas -incluyendo madres solteras, menores de edad y violadas) convocó hoy a Carondelet a ministros, asambleístas y concejales para establecer estrategias contra el PUEBLO que se manifiesta en su contra, con el estúpido argumento que quienes salen a protestar son de “derecha” o “pelucones”, con el único fin de REPRIMIR los legítimos reclamos de quienes son pueblo, pero no tenemos ni representación ni defensa.
    ¡O perdemos nuestro miedo, o perdemos nuestro futuro!

    Le gusta a 1 persona

  10. Lumpen y burguesía. Eso grafica el encontrón de gobiernistas y oposición. El lumpen estuvo en ambos bandos. La burguesía, en ambos tambíén. Pueblo bajo y clase media somos víctimas del sistema capitalista, tras cuyo poder político andan los dos: la nueva burguesía, en caramada hoy en Carondelet, en pos del continuismo y de la cobertura a sus fechorìas. La vieja, con Lasso y afines, en pos de recuperar el poder político perdido. Perdido a medias. Porque enormes monopolios siguen siendo beneficiados por el gobierno de la “revolución ciudadana”. Esta comedia de los impuestos a la herencia, es eso: comedia. Porque ¿se redistribuye verdaderamente la riqueza con este artificio? Si fuese verdadera revolución el engaño que hoy vivimos, el mejor paso podría ser gravar con altos porcentajes en el Impuesto a la Renta a las grandes empresas. Y no sólo para la obra infraestructural que, a la postre va a servir al mismo poder oligárquico, sino para crear grandes empresas comunitarias, sin propósitos de acumulación. ¿Utopía? No. Alternativa al fracaso de la estatización por la cual colapsó el “socialismo real” que, en rigor, no fue socialismo. Alternativa para sentrar las bases estructurales de un verdadero socialismo. Grave cosa que los psc, madera de guerrero, creo, suma y más engendros estén cosechando las estúpidas medidas del gobierno correista que, en rigor, sólo rasguña al gran capital. Deberída haber clamor por la voz de la izquierda radical, anti corrupción y anti-capitalismo. Anti extractivismo, pro socialismo.

    Me gusta

  11. Para nosotros de la “clase media baja, tirando a subterranea”, este espectaculo(donde somos protagonistas de primera linea), no ha sido inusual en todos los desgobiernos ratas del pais(sobre todo con dictaduras y el Febres), pero en el actual desmadre, se estan batiendo records, solo que sin apoyo mediatico, ni quien se conduela de nosotros, a duras penas unas lineas vagas y sin apoyo real, por eso no apoyamos a los que percibimos pelucones o partidarios del sistema, pero ante las circunstancias, nos unimos a las protestas como en los Shyris(como cuando el Gutierrez), aunque manteniendo distancias; ¿alguien protesto de veras cuando se robaron nuestros fondos previsionales a mano armada?, ¿alguien protesta cuando esquiroles y traidores de clase crean “organismos clasistas” con los cuales “dialogan” gobierno y empresarios?, etc.; lucharemos de a de veras, pero sera contra todo el sistema, del cual el Correa es uno de sus representantes, solo que como maton egoista, no comparte con los de siempre; si, sacarlo es una prioridad, como se saco a otros, pero no para que aprovechen sociocristeros o empresarios como siempre.

    Me gusta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s