Un gobierno inmoral que saltó al vacío

No hay retorno: los dos años que el gobierno tiene por delante serán una vertiginosa rodada cuesta abajo, como dice el tango. En esa caída sin remedio el correísmo ha decidido aferrarse a la mentira con uñas y dientes. Predecible final para un régimen que hizo de la propaganda la columna vertebral de su política. La mentira parece ser ahora la única estrategia, la única forma de gobierno, la única sustancia que le queda al correísmo. Ya ni siquiera es una mentira de aquellas que tratan de disimular una verdad oculta, sino de las que pretenden distorsionar una realidad evidente. Tan abierto, tan descarado es su empecinamiento en la mentira, tan insolente su forma de negar una realidad que a todos consta, que cualquier forma de diálogo, cualquier intento racional de hacer política y de debatir ideas se ha vuelto (si no lo era ya) simplemente impracticable. No hay manera. La única política que existe hoy en el Ecuador –y política de Estado– es la mentira. Por eso (aun sin necesidad de hablar de los manejos económicos, del régimen de contratación pública, de los negocios petroleros, en suma, del dinero) es lícito afirmar que el correísmo es un régimen inmoral.

El presidente ha llamado a un “gran diálogo nacional” y esa es su última gran mentira de una serie larga. En la más reciente sabatina, la 431 (ánimo, ya sólo faltan 97), dejó bien claro el alcance de ese diálogo: “Tenemos la razón –dijo–, tenemos la verdad. Estamos abiertos al debate”. ¿Qué clase de debate es ese? ¿Para qué debatir, para qué dialogar, si la razón y la verdad ya están adjudicadas de antemano? ¿No se supone que es en el curso del debate donde una razón y una verdad compartida, hecha de las razones y las verdades parciales de todos los debatientes, se establecen y se consensúan? ¿Para qué, si no, sirve el debate? ¿Y quiere que los ecuatorianos nos sometamos a ese diálogo amañado?

Ante eso ¿qué nos queda? Muchos ya tienen su respuesta: queda la calle. Peligrosa paradoja: el presidente, con su mentira, empuja al pueblo a la calle, no le da otra salida que manifestarse; y luego miente sobre la naturaleza de esas manifestaciones para descalificarlas, miente incansable, estruendosamente. Y amenaza. Empuja al pueblo a la calle y luego dice que en la calle no hay nadie, que son “cuatro pelagatos”, “unos cuantos oligarcas” y nada más, unos pocos representantes de “una clase engreída”. Empuja al pueblo a la calle y luego lo menosprecia, dice “nosotros somos más”, dice “les damos diez a uno”. Empuja al pueblo a la calle y luego lo calumnia. ¿No lo calumnió ya su propaganda cuando afirmó que los manifestantes eran unos borrachos? Ahora él dice que es gente llena de odio y de violencia que salió a tomarse Carondelet por la fuerza, que lo único que quiere es agredir policías, como si la conducta de tres desaforados provistos de palos pudiera aplicarse sin beneficio de inventario a una multitud pacífica integrada por familias enteras, ancianos, hasta niños. ¿Es casual que todos los policías heridos dijeran haber sido atacados por gente enmascarada? ¿Quién va con la cara cubierta a las manifestaciones de la avenida de los Shyris? ¿No es el gobierno –y esta pregunta es pertinente porque de un gobierno inmoral puede esperarse cualquier cosa– el que está enviando esos enmascarados con su guión de violencia para luego obtener las imágenes que repetirá hasta el hartazgo en todos los canales de televisión?

Miente Rafael Correa sobre la propia naturaleza de las masas que lo apoyan. “¡Cuánta convicción, cuánto compromiso!”, dice de la gente que acudió el jueves 2 de julio a la Plaza Grande a respaldarlo. ¿No sabe cuántos buses fueron necesarios para acarrear esa gente? ¿Sabe cuántos empleados públicos fueron sacados de sus trabajos y obligados a asistir? ¿Sabe cuántos sánduches, cuántos viáticos se repartieron? ¿Sabe cuánto nos cuesta a los ecuatorianos cada movilización en su apoyo? ¿Sabe que sin plata de por medio no lograría juntar ni a la cuarta parte de los que se reunieron ahí ese día? ¡Claro que lo sabe! Entonces ¿por qué habla de convicción y de entusiasmo? ¿Para engañar a un país que ya vio en la Internet los videos que muestran todo eso? ¿Para engañar a los mismos convocados que lo saben más que nadie? ¿Para autosugestionarse y renovar su fe? ¿O para reafirmar su fuerza? Para decirnos que pase lo que pase, por encima de toda razón y de toda decencia, por encima incluso de los hechos demostrables, está él con su sinrazón, su indecencia y sus mentiras. Para ratificar que él manda y las cosas son como él las pinte. Para eso miente Correa. Es un peligro.

Y dice “La verdad ante todo”. Y dice “Siempre con la verdad”. Y dice “Yo sé que el Ecuador se divide entre los que me quieren y los que no me quieren pero todos me creen, sobre todo los que no me quieren. La credibilidad del presidente es incuestionable”. Mucha jeta. Mucha insolencia. Mucha inmoralidad.

Miente Rafael Correa y amenaza. Velada, cobardemente. “Yo creo que hay que reconsiderar esto”, instruyó en la sabatina al ministro de la Policía, José Serrano, a propósito de la orden dada a los antimotines de aguantar y no reprimir a los manifestantes (orden que, en los hechos, –ahí están los videos– no se aplica cuando los desalojan). ¿Reconsiderarlo dijo? Tal cual. Porque “se ha aguantado demasiado” y “tampoco vamos a exponer a nuestros policías”. Insistió mucho en esto. ¿Qué tiene en mente el presidente? ¿A qué se refiere cuando dice que “no nos vamos a quedar con los brazos cruzados” ante la marcha que el alcalde de Quito anunció para los próximos días en la ciudad? “¡Van a planificar una gran marcha –vociferó el jueves en el balcón de Carondelet–, sabiendo lo que eso significa!”. Pues no, ¿qué significa? ¿Es ilegal? ¿Está prohibido? ¿Es peligroso? ¿Por qué habría de serlo? ¿Piensa reprimir? ¿Piensa convocar a sus huestes y atacar? ¿Qué cosa es no quedarse con los brazos cruzados? ¿Es mandar a José Serrano con una turba de provocadores que azuzan a los manifestantes –esto también está documentado– desde el otro lado del cordón policial? ¿O algo peor? ¿De qué está hablando el presidente? ¿Ya no se puede marchar?

¿Miente el presidente para tener un pretexto para reprimir? ¿Así piensa mantenerse en el poder los dos años que le quedan? ¿A dónde nos quiere llevar?

El discurso de Rafael Correa desde el balcón de Carondelet el pasado 2 de julio fue un despliegue de testosterona para echarse a temblar. O para llorar. Ni una sola idea política, ni una línea de sensatez, ni una pizca de cordura, ni una palabra que reflejara aquel humanismo que dice profesar. Simple bazofia callejera, lenguaje (verbal y gestual) de gallito de pelea, gritos desaforados, cantos, consignas, arengas de combate. Y mentiras, muchas mentiras. ¡Ah, cómo mintió Correa desde el balcón ese día! Mintió hasta enronquecer. E instruyó a sus seguidores (en esto empleó sus mejores esfuerzos y la mayor parte de su tiempo) sobre cómo se debe gritar en las calles contra los golpistas oligarcas y engreídos. Eso y nada más: la guerra.

En 2007 lo tenía todo para cambiar el país y refundar la democracia: el apoyo de la inmensa mayoría del pueblo; el hastío de ese mismo pueblo frente a la vieja política, sus ganas de cambiar, y, por si eso fuera poco, el mejor contexto económico desde los tiempos de Jaime Roldós. Ocho años después, un país enfermo de tanta prepotencia y tanta mentira no tiene otra salida posible que volcarse a la calle. Y en el horizonte político, la más plausible herencia correísta que se nos presenta es Jaime Nebot, el líder cantonal a quien la insensatez, la prepotencia y las mentiras del caudillo volvieron a encumbrar en el escenario nacional. ¿No era Jaime Nebot el más fiel representante de esa derecha autoritaria y vociferante a la que no queríamos volver? ¿No estaban, él y su manera de hacer política, derrotados no por Rafael Correa, sino la rebelión popular de 2005 que fue contra Lucio Gutiérrez y contra todos? En las manifestaciones de abril de ese año ningún político de ningún partido se atrevía a aparecerse entre la multitud. Y si lo hacía era pacífica pero firmemente expulsado. En las marchas de ahora, que por lo demás se parecen tanto a aquellas, cualquiera con un micrófono y una tarima improvisada puede lanzarse a buscar réditos políticos. La multitud quiere seguir a alguien que lo saque de este marasmo y parece dispuesta a seguir a cualquiera. Contra Correa, cualquiera. Y por simple muestreo numérico, el afortunado hasta el momento es alguien como Nebot, alguien qué carajee y no se ahueve. Lo mismo de antes. ¿Ese es el logro de la supuesta revolución que se llamó a sí misma ciudadana? ¿No haber dejado salida alguna para ejercer la ciudadanía? ¿Esa es la democracia que construyó el correísmo?

Anuncios

13 comentarios en “Un gobierno inmoral que saltó al vacío

  1. Roberto Aguilar; comparto su apreciacion sobre el modo de ejercer el poder por parte de Correa. La persecucion de la que es objeto este inteligente escritor es solo otra demostracion de tirania y tosudez de un gobierno que perdio la brujula y que se deja guiar por un molestoso arco reflejo causado por el temor a aceptar su fracaso social y politico. La Revolucion llega a su fin, no por causa de golpista alguno, si no, por un pueblo hastiado de ver impunidad, atropello, despilfarro, prepotencia, incompetencia, corrupcion, persecucion y division entre ecuatorianos.

    Me gusta

  2. Creo además, estimado Roberto, que a más de los discursos altisonantes, la firma de una “declaración de guerra” contra la ciudadanía, será precisamente seguir con la pretensión de las enmiendas constitucionales.

    Me gusta

  3. El gobierno de Correa ciertamente no está compuesto de querubines, hay corrupción en muchos estamentos del Estado, pero qué país en el mundo no lo tiene?, aún con toda la corrupción que podríamos encontrar en el correísmo, ésta no le llega ni a los tobillos a la corrupción de la partidocracia corrompida y asesina a la que se pertenecían los que hoy pretenden erigirse como los redentores de la Patria y visten de luto porque añoran los tiempos “idos” en que hacían lo que les daba la regalada gana!, pero como ahora están maniatados y las leyes ya no las hacen ellos, les arde e intentan involucrar al pueblo en “su lucha” para que griten a favor de sus intereses. En los comentarios alguien habla de elegir con el voto a los “mejores”, pero pregunto quiénes son los mejores? alguien se atreve a lanzar un nombre? ese alguien que sea del gusto de tirios y troyanos, creo que es una utopía.

    Me gusta

  4. Correa se ha quedado afónico de tanto gritar que él no es Mahuad, ni Bucaram, ni Gutiérrez. Como esta vez no miente, no me queda más remedio que darle la razón absolutamente. Sí, porque él es la suma perversa de los tres. Y no sólo eso: ha superado con creces al anterior “dueño” del país, que nunca logró- sin que le falten las ganas- la concentración del poder del que hoy él hace gala. Se ha ganado el derecho de ser el heredero indiscutido de la partidocracia. Por su culpa, el Ecuador tiene que cumplir- no sabemos hasta cuando- con el odioso castigo de repetir la pena de Sísifo, es decir, constantemente reanudar la tarea de llevar la piedra hasta la cima de una montaña, y antes de arribar, la piedra volvía a rodar al vacío. Correa es el pasado que impide llevar la democracia a la cima. Es el pasado que debemos superar.¿Hasta cuándo nos golpearemos en la misma piedra?

    Le gusta a 1 persona

  5. ¿Será posible estar atrapados y sin salida entre dos sátrapas ? La patria debe ser ventilada con valentía, para alcanzar una verdadera democracia: independencia de poderes, fiscalización sin amarres, institucionalidad digna. Pero todo eso, depende de nuestra capacidad de elegir con el voto a los mejores. Basta de estas bratas social cristianas y de estas alimañas de atraca país.

    Me gusta

  6. Hacía falta decirlo: La traición a la esperanza del pueblo conduce a otra pesadilla: el retorno de Nebot, el discípulo del tirano, asesino de guerrilleros y niños inocentes, presentándose ¡Como alternativa!. No basta con denunciarlo. Es preciso construir una alternativa popular -no populista- cierta, progresista, honesta. No hay como renunciar a la utopía. Esa que nos enseñó Galeano: la que nos sirve para caminar. Y para visulmbrar un horizonte posible.Con la valentía de Roberto, con la valentía del pueblo que sale a las calles. Con la organización. Y el destierro de oportunistas y aspirantes a nuevos tiranos, nuevos dilapidadores, nuevos corruptos.

    Me gusta

  7. Lo duro de este análisis es que es cierto. ¿Qué significa que al decrecer Correa crezca Nebot? ¿Qué implica que al final del día los dos se parezcan tanto y no tengamos opción a la vista? Al Ecuador parece fascinarle la testosterona y que los machos se peleen por la dichosa República como si de una triste e indefensa damicela se tratara. Ciudadanía que goza siendo tutelada, que construye semejantes opciones, no es más que una ciudadanía perezosa, empobrecida o simplemente inexistente. Siendo así, no me interesa ser ciudadana. No quiero. Esa etiqueta no me representa, ni me ayuda, ni me estimula. Soy una no-ciudadana; libre pensadora, adoradora de la evolución. ¿Nebot y Correa? ¿Un torturador y un maltratador, ambos impunes? Tal parece que las palabras del Pájaro Febres Cordero no eran poemita irónico sino premonición: “Si pública es una mujer/ que por puta es conocida/ República viene a ser/ una puta envejecida…” YO NO SOY HIJA DE ESA REPÚBLICA!!

    Me gusta

  8. La peor tragedia de un pueblo, aparte de perder la esperanza, es tener que aceptar(en realidad no tiene que hacerlo) a verdugos del pasado, iguales o peores que el desgraciado y su banda que los han traicionado y esquilmado, porque nadie en sus cabales puede aceptar como “guia nacional y redentor”, al representante de un gobierno criminal, de un saqueo sin igual, de crimenes de sangre, que llevo al pais al peor y mas grande robo masivo en su historia(dolarizacion, quiebra bancaria-empresarial, privatizacion del agua, etc.); ¿y todo para que?, para cubrir sus propios robos y crimenes, es el colmo de la inmoralidad, les dejo en la m…., y en manos de otros pillos peores, su destino es estar jodidos de por vida; respecto a las engañifas y provocaciones en las manifestaciones publicas, es notorio que las “ïnvestigaciones y pruebas de conspiracion y subversion”, sean tan coincidentes con la realidad(palos con punta, etc.), asi sea minima, realizadas por personas embozadas, y convenientemente registradas en fotos y videos, y propagandeadas hasta el cansancio(solo una escena), encima “atrapan” a un fulano fuera de escena para inculparlo, si no es un montaje, no se que sea; estoy seguro y puedo demostrarlo, que estamos ante una demostracion de la “represion de baja intensidad”, donde se ataca, incluso fisicamentre a personas “molestas” al regimen, personas aisladas(maestros como Wizuma, dirigentes como Tendetza, etc), es decir crimenes aislados, represion selectiva(a los mejias, 10 de Luluncoto, etc.), juicios y multas, etc., es decir el escenario para la represion masiva y “justificada”, esta servida, policia y tropas de ocupacion atacaran de nuevo, son expertos en eso, ¿inmoralidad, de cuando aca les preocupa la etica a los poderosos?.

    Me gusta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s