Miseria del periodismo devoto

Los gritos empezaron ni bien la caravana abandonó Tababela con dirección a Quito. Primero pasaba el Papa y la gente lo aclamaba; luego venía el presidente y lo mandaban al infierno. “¡Fuera Correa fuera! ¡Fuera Correa fuera!”. Incapaz de salirse un centímetro de su propia caricatura, predecible en sus mentiras (después de 431 sabatinas nos los sabemos de memoria), él dirá que fueron cuatro pelagatos. Pero no: fueron miles a lo largo de la ruta. Así lo demuestran los videos que empezaron a circular por las redes sociales la misma tarde del domingo. Está documentado que le gritaron “¡Fuera Correa fuera!” en Cumbayá, que se lo repitieron en al menos dos puntos de la avenida de Los Granados, que a lo largo de la Seis de Diciembre los gritos se volvieron más reiterativos y estridentes y que en la misma puerta de la nunciatura hasta el Papa tuvo que escucharlos. El presidente, por una vez, se condujo como un estadista: no se bajó del carro a pelear con nadie, no mandó a sus gorilas para que intimidaran a ningún muchachito, no ordenó detener a persona alguna, no vociferó ni hizo aspavientos, no salió por sus fueros. Como nunca. Ojalá Rafael Correa se comportara todo el año como si el Papa lo estuviera viendo: este país sería mucho más vivible.

“¡Fuera Correa fuera! ¡Fuera Correa fuera!”. Ni siquiera la transmisión televisiva a cargo de la Secom pudo disimularlo. 200 países del mundo se enteraron y no es raro que el hecho fuera recogido en los titulares de diversos medios extranjeros, desde El Comercio de Lima hasta El Mundo de Madrid, pasando por la AFP y varios portales de noticias del Internet. Sin embargo, esa noche, en los noticieros de la televisión nacional, nada. ¡Ni una palabra sobre los gritos de la multitud contra Correa! Y al día siguiente, en los principales diarios, apenas una mención a la pasada, si acaso. Como si no hubiera ocurrido o no importara. Y no estamos hablando de los canales de televisión del correísmo (Ecuador TV, Gama, TC) cuyos periodistas mercenarios harán lo posible por ocultar cualquier cosa que no convenga a los intereses del gobierno; no estamos hablando de El Telégrafo, cuyo director parece haber experimentado en estos días la conversión al catolicismo más espectacular desde que San Pablo cayó de su caballo. No: estamos hablando de los medios que el gobierno supuestamente no controla. ¿No escucharon los periodistas de esos medios gritar a la multitud? ¿Acaso no estuvieron ahí? Imposible: estuvieron y escucharon. Pero eligieron (o alguien eligió por ellos) omitir lo que vieron.

Un gazapo del noticiero de Ecuavisa de esa noche demuestra que esa omisión fue una decisión deliberada: cuando un periodista leía en una pantalla los tuits enviados por la audiencia al noticiero, se deslizó uno que decía: “Tras pasar el Papa los ecuatorianos en una sola voz gritaron fuera Correa fuera”. En seco se detuvo el periodista para no pronunciar las palabras conflictivas e improvisó una salida desafortunada, mientras el texto era retirado apuradamente de la pantalla. Hay que verlo.

¿Acaso los gritos de la multitud no son periodísticamente relevantes? Al contrario. Ecuador vive un decisivo proceso político que consiste en la recuperación de la calle como último espacio de expresión política posible para los ciudadanos. En ese proceso, que es una toma de conciencia y un intento de recuperación de la propia voz, los gritos contra Correa en la caravana del Papa tienen un peso importantísimo, como lo demuestra la repercusión que tuvo la noticia (propagada por los propios ciudadanos) en las redes sociales. Ese proceso empezó aproximadamente un mes atrás, no se ha detenido con la visita pontificia (no tiene por qué) y continuará cuando el papa Francisco se vaya del país. En ese contexto (el contexto político de un Estado laico llamado Ecuador, no el contexto espiritual de los fieles católicos ecuatorianos) los gritos de la multitud contra Correa no sólo que sí fueron relevantes: fueron lo más relevante que ocurrió esa tarde.

Desde el momento en que el papa Francisco pisó tierra ecuatoriana, los medios de comunicación, especialmente canales de televisión como Ecuavisa y Teleamazonas, parecen entregados a una operación imposible y periodísticamente cuestionable: separar la visita del contexto político en que se produce. Operación imposible porque es público y notorio que, en los hechos, ambas cosas están férreamente unidas. Y lo están, en primer lugar, por voluntad del gobierno. Lo están desde que el correísmo, con una campaña propagandística de las dimensiones a que nos tiene acostumbrados, se sirvió de las palabras y la doctrina del pontífice para validar sus propias políticas, ratificar su discurso y justificar sus intereses. ¿No fueron las palabras de bienvenida pronunciadas por el presidente una expresión de esa estrategia? ¿Qué fue sino político el esfuerzo de Rafael Correa por identificar su pensamiento con el del papa? ¿Es, entonces, gratuito que la multitud aproveche la visita para expresar sus propias opiniones? ¿Es ilegítimo? ¿Por qué se excluye esa expresión de la cobertura periodística? Hay una dimensión política en la visita del papa y omitirla, excluirla de la noticia, es una negligencia periodística que sólo beneficia a aquellos que se están sirviendo de esa visita para fines ajenos a la religión, fines que no son otra cosa que políticos. Es hacerle el juego al Estado de propaganda.

La visita del Papa al Ecuador, como cualquier otro hecho de importancia, reclama del periodismo rigor profesional y lucidez analítica. Rigor y lucidez que sólo se obtienen si los periodistas observan cuidadosamente uno de los grandes principios del oficio: guardar distancia. Por el contrario, y con honrosas excepciones como la de Freddy Paredes, los periodistas a cargo de la cobertura (la mayoría) no han demostrado el menor escrúpulo a la hora de involucrar sus propias emociones en la noticia. Han asumido gratuita y poco profesionalmente que la totalidad de la audiencia se encuentra, como ellos, unánimemente arrodillada y orando. Pues no es así.

¿No es este el periodismo que el gobierno viene reclamando e imponiendo a través de su aparato de control y propaganda? Un periodismo incapaz de comprender a la sociedad sino como algo homogéneo. ¿Ahora todos somos católicos porque el Papa está de visita? No, no lo somos. ¿Ahora dejamos de lado nuestros procesos políticos porque el Papa está de visita, sin siquiera detenernos a mirar cómo esa visita está siendo utilizada por el poder como una ficha clave sobre el tablero político? ¿Qué clase de periodismo es ese?

La sociedad no es una pieza homogénea: es un rompecabezas. Los hechos, por fortuna, tienen matices y dimensiones múltiples que corresponden a la diversidad de matices y dimensiones de la sociedad en que se producen. Canales de televisión como Ecuavisa y Teleamazonas nos están ofreciendo una única posibilidad de entender la visita del Papa: la visión de un país creyente arrodillado ante su pastor. Esa visión es falsa. Tan falsa que, para mantenerla en pie, es necesario incluso omitir la cobertura de aspectos relevantes de la noticia, como los gritos de la multitud contra Correa. La verdad es que la visita del Papa tiene múltiples dimensiones, múltiples lecturas, debe estar y está sujeta a comentarios, opiniones, disidencias. El papel de un periodista, por católico que sea, es tratar de entender esa complejidad y transmitirla a su audiencia, no ir en busca de experiencia espiritual alguna. El periodismo devoto podrá ser muy enriquecedor para quien lo practica pero al país no le sirve para nada.

Anuncios

25 comentarios en “Miseria del periodismo devoto

  1. Que pena, que las cosas estan poniendose mas candentes, lamentablemente, hay palabras que no quieren aceptar y no hay mas sordo que el que no quiere oir, y mas ciego que el que
    no quiere ver.
    Ya se fue nuestro Querido Papa Francisco, pero el en su mente y su corazon, se llevo, la
    realidad del Pais, y todo lo que esta pasando el pueblo Ecuatoriano,
    Gracias a Dios, nos hemos puesto de pie con Dignidad, y seguiremos asi, siempre adelante por una PATRIA LIBRE, por un PAIS EN DEMOCRACIA. y por un sentido de derecho de que
    nos traten bien, y no vivamos avasallados siempre.
    vivimos en el siglo XXI. Donde ya no vamos a dejar que nos sigan pisoteando todo el tiempo.
    Creo que hemos madurado y tampoco queremos votar al Presidente, lo que si le pedimos
    es que rectifique.
    Necesitamos dialogar, pero no con condiciones, si no hacer un dialogo, donde prime la FE, y como resultado, lleguemos a tener una ESPERANZA QUE SE HAGA REALIDAD.

    Le gusta a 1 persona

  2. He tenido que enterarme por el comentario documentado de Roberto Aguilar de cómo los medios privados del Ecuador,en especial la televisión, hicieron una transmisión aséptica de la visita del Papa, es decir, omitiendo los gritos del pueblo en contra de Correa, el heredero más conspicuo de la partidocracia.
    Lo anterior es una traición,no sólo a los principios básicos de la responsabilidad social y ética del periodismo,sino a la audiencia que había confiado en su credibilidad.Algo que nos lleva a pensar que Correa existe y se mantiene por una estúpida oposición, una prensa tibia y calculadora, con mucho miedo de ser afectada en sus intereses económicos, y un empresariado timorato, para el que la libertad sólo se reduce a que le permitan hacer sus negocios, sin importar que el país se hunda bajo las garras de un poder abusivo.En otras palabras, sólo el pueblo da la cara al correísmo, se expone abiertamente en las calles, protesta virilmente, mientras ellos esperan en las sombras por el final del conflicto.
    Como ecuatoriano residente en el exterior,-soy un sobreviviente y damnificado del feriado bancario y de la intemperancia del anterior “dueño” del país- siento tristeza e indignación por el pobre papel de la prensa devota del Ecuador.Pienso que es penoso que ella olvide el sabio refrán refrán popular: “Primero está la obligación que la devoción”.
    Si el Papa es un gran político,-sus viajes responden a la necesidad de la Iglesia católica de recuperar su influyente papel en el mundo religioso, que se ha visto en peligro por la presencia creciente de otras religiones-no es posible que los medios nos hayan ocultado el descontento popular con el gobierno de Correa,que se evidenció durante el recorrido del Papa por las calles de Quito.Una ofensa a las propias expresiones del Papa,que recordaba que nadie debe dejar de lado su obligación de servir al bien común.Faltaron a su exhortación de usar el poder para servir.Y esto se incumple cuando no se cuenta la verdad, y se ocultan los hechos. Y resultaría ridículo que se justifiquen diciendo que no querían mezclar lo religioso-la visita del Papa- con la protesta popular, pues para nadie es desconocido que este episodio se produce en un ambiente de tensión social. Una disculpa de este tipo sería desconocer la necesaria relación política que el Estado Vaticano tiene con la mayor parte de los Gobiernos del mundo.
    Me temo que en esta lucha por la reivindicación de las libertades públicas,de recuperación de la democracia,no sólo que estamos solos, sino que debemos aguzar nuestra observación y crítica para los medios que violan su compromiso de contar toda la verdad, como lo viene haciendo Roberto Aguilar.Por supuesto que eso tiene un precio que otros no quieren pagar,pues prefieren renunciar a la credibilidad y sobrevivir con poca o ninguna dignidad.

    Le gusta a 1 persona

  3. bueno, cada uno defiende lo suyo, actualmente la prensa esta sumamente controlada y dependiendo de lo que la secom interprete para multarlos o clausurarlos de tal manera que los periodistas se manejan con demasiado cautela y por eso no publican lo obvio que es el rechazo manifestado a correa. sinemargo el gran perdedor es correa porque a costa de amordazar a la prensa ha producido que el pueblo se volque a las redes sociales manifestando su descontento y haciendo sus protestas de manera intensa. ahora casi nadie escribe por whatsapp, solo envían las quejas contra el gobierno, caricaturas, denuncias y también rumores no comprobados, los latrocinios de asambleístas y esbirros del gobierno donde intervienen ahora los jóvenes que son los que mas manejan las redes sociales. el periódico y noticiarios de tv lo ven los adultos y viejos, los jóvenes solo redes sociales y entretenimiento, por lo tanto ahora están muy bien informados e intervienen con sus comentarios generalmente criticando el excesivo gasto en propaganda de este gobierno, las sabatinas y cadenas fastidiosas y el enriquecimiento desmesurado de muchos actores de este gobierno. por eso me ratifico en que el gran perdedor es el gobierno al haber amordazado a la prensa lo que ha disparado las redes sociales en contra del mismo gobierno.

    Me gusta

  4. Comprendo el por que se dejo de lado esas noticias del “fuera Correa, fuera” se trata de la visita del Papa, “al Cesar lo que es de Cesar y a Dios lo que es de Dios”, ¿para que seguir metiendo odio?, el Papa se va hoy, ya mañana podremos seguir con este ambiente, pero este país lo que desea es paz, no nos gusta estar peleando a cada rato, de que hay que reclamar por lo que hace Correa, hay que hacerlo, pero no podemos estarnos peleando todo el tiempo, incluso con la llegada del Vicario de Cristo, ¿acaso no vio la cantidad de gente que salio a ver al Papa?, deseo como el que mas que Correa rectifique o se largue a su casa, mas aun así aplaudo la decisión de los canales “opositores” que se concentraron mas en la visita del Papa que en generar mas ambiente de odio.

    Ya mañana podemos seguir con las marchas

    Me gusta

  5. Roberto Aguilar ha desnudado una cruda realidad: los medios privados cayeron en la autocensura. La visita del papa lo magnifica. La impresion del autor es la misma que tengo aca en California. Vi la transmision del arribo del Papa y ningun hecho relevante ajeno a ese acontecimiento. Minutos despues al ver el facebook me entere del rechazo ciudadano al Presidente. Con tanto despliegue, me pregunte como fue posible que no se reportaron esas novedades. En otros tiempos, esas manifestaciones eran la noticia. Y lo dice un reportero que ha estado en los eventos politicos mas importantes desde 1994. La visita del papa, en resumen, ha servido para admitir que la unica via posible del periodismo son las redes y los periodistas son los ciudadanos.

    Me gusta

  6. Ló último que quiero oir en una transmisión sobre el papa es a la gente gritando fuera correa. sinceramente no le veo la relevancia, el conflicto político sigue presente y seguirá inundando los medios, viene bien un descanso. Lo único criticable que es un estado laico de cobertura con todos sus medios a un evento religioso en la magnitud en que este lo ha hecho.

    Eso de que “y que en la misma puerta de la nunciatura hasta el Papa tuvo que escucharlos” es absolutamente mentira, vivo cerca y he estado en la nunciatura las tres noches que el papa ha llegado y nunca escuché a nadie mencionar a Correa. Es cierto que el gobierno ha tratado de usar esto a su favor pero los medios solo han ayudado a que sea tan obvio que se convierte en un chiste y ha perdido efectividad.

    Me gusta

  7. Las expresiones de R. Aguilar, podrian haber sido hechas hace doscientos años, tanto los medios oficiales como los “privados”, se especializan en ser “politicamente correctos”, cuando no medios de propaganda, recuerden los titulares cuando “las cruces sobre el agua”, literalmente decian que los pobres eran criminales y se merecian la masacre, algunos insinuaron “suicidio”, y claro, “heroismo” del ejercito y policia; otra, cuando el pueblo enojado por el Velasco Ibarra(tan abusivo con sus ratas como hoy el Correa), califico a los carros antimotines como CORINAS, todos los medios “decentes”, dijeron que eran “trucutus”, un personaje anodino de tiras comicas; entonces la obsecuencia de los medios no es de ahora, por eso como ejemplos de rebeldia, han surgido periodicos “prohibidos”, como en su epoca Nueva, Tintaji, la revista del recordado Pancho Jaime(asesinado por hablar de mas de los Nebot y su “elite”), etc; ahora hay algunas publicaciones semiclandestinas, y claro esta “Estado de Propaganda” del sr. Aguilar, le deseo suerte, y ¡cuidese!, los poderosos son muy sensitivos en su infamia, aun deseo verle vivo, y deleitandonos e informandonos con su pluma y articulos, tan libres y veraces como los del gran J. Montalvo.

    Me gusta

  8. La poesía también debe ser la trinchera de lucha del pueblo y la suave saeta que corta el mendrugo político del gobernante que equivoco el paso.

    A la una a las dos

    La calle esta diciendo
    “fuera Correa, fuera”.
    Hay gente maldiciendo
    la suerte insegura
    que el gobierno quiere dar
    a las herencias y a la plusvalía
    por lo que se los ve gritar
    al mandatario su antipatía.

    No son uno no son dos,
    ya son cientos, ya son miles
    las calles no son serviles
    por eso pasa la voz
    aquí estamos para decir
    es hora de vivir o morir
    pero jamás nos dejaremos zaherir.

    Todo este tiempo
    no pensó en el pueblo callado
    sin dar pábulo al trillado
    enriqueció sus alforjas
    y la de su cohorte
    con timo y sorna quiso dar corte
    a la mesa de sus ovejas.

    Pero no hay mal que dure cien años
    ni dictador que no cause daños
    por eso la calle esta diciendo
    “fuera Correa fuera”.
    Una multitud de voces lo están envileciendo
    quieren echar a la fiera
    del palacio de Carondelet
    ya no quieren sanduches ni omelet .

    Ahora que se decidieron
    reivindicar la democracia
    la dictadura del amor no hace gracia
    las leyes inconsultas hirieron
    la sagrada familia
    y a Correa no lo salva ni una homilía.

    Kleber Exkart R.

    Me gusta

  9. Quizás hay periodistas que si comprenden que una cosa es periodismo y otra propaganda política. Y que no hay que dejarse usar como herramientas de PROPAGANDA. Después de todo. ¿No es eso lo que imparcialmente critica este blog? ¿O es bueno cuando se critica la PROPAGANDA del régimen y nos disgustamos cuando no se le da PROPAGANDA a las movidas anti gubernamentales?

    ¿Ya no tuvimos bastante con el Papa haciéndole juego al Opus Dei con el temita de “las familias” y que “lo mejor está por venir? ¿No tuvimos suficiente con la sugerencia de “unidad” en la cruzada a una audiencia quichuaparlante conmovida por un Papa vestido a lo indígena?

    ¿Por qué le duele tanto que no se hayan incluido los Fuera Correa Fuera coordinados desde las tiendas políticas? Soy opositora desde siempre de este gobierno. Así como no me comí el cuento de Correa no me voy a comer pues el cuento de que “lo mejor está por venir”.

    Disculpará por disentir.

    Me gusta

  10. Me da la impresión como que a la prensa le falta algo. No se a que le tiene miedo. Acaso no es contagiante la reacción del pueblo, que en su protesta altiva se toma las calles como único bastión de lucha?. El escenario de lucha esta dividido y en el fragor de la misma vino un remanso de paz, con la venida de Francisco, el Papa de una doctrina social apegada a la formula de un cristianismo mas justo, pero eso no conllevaba a silenciar el clamor del pueblo que con profunda altivez y respeto entregó el mensaje al ilustre visitante, como queriendo hacer una confesión de un secreto a voces que ya destila preocupación y conocimiento fuera ya de los lares patrios. Creo yo, que esas voces llegaron al mismo cielo, pues el soberano terrestre, el pueblo, ha gritado con valentía que es lo que le preocupa. Y la prensa o lo que queda de ella, no se atrevió a hacer eco del canto de rebelión. No se diga que el pueblo no es sabio, son miles de voluntades que sumadas entre si, deberían ser aliciente para sostener el patriotismo dormido y timorato de la prensa….Pero el eco retumba transformándose en el medio de protesta mas sublime, que lo que pueda transmitir una prensa amordazada.

    Me gusta

  11. No entendemos la actitud de los noticieros mencionados; personalmente me dejo una inmensa decepcion no escuchar en las noticias nada acerca del rechazo del pueblo contra el devaluado gobierno de Correa. Esta era la oportunidad q los ecuatorianos esperabamos para decirle al mundo q no somos 4, ni tampoco estamos manoseados por oilgarcas o politicos del pasado, Deseaba q se sintiera la espontaneidad del ciudadano comun haciendo uso del unico recurso q aun no puede controlar del todo el gigantesco y temerario ministerio de propaganda de AP. Aunque Ecuavisa y Teleamazonas publiquen sus inteligentes editoriales para justificar la deliberada omision de lo mas importante del recorrido del Papa y sus acompanantes (fuera Correa fuera) de nada nos servira. Habra sido Una cachetada mas al pueblo.

    Me gusta

  12. Yo creo que el análisis del periodista es válido y que los medios hacen mal en ocultar la verdad del contexto en el que se está desenvolviendo la visita del Papa al Ecuador, un contexto en el que hay un pueblo descontento que está en franca rebeldía contra el abuso y la prepotencia que encarna el gobierno de Rafael Correa. Quiero pensar que más que un acto deliberado y entreguista de medios como Teleamazonas o Ecuavisa, pesó, equivocadamente o no, el llamado a una tregua mientras dure la visita del Papa. Tregua que no debe interpretarse como claudicación, sino como un paréntesis, una pausa para continuar la lucha con renovada fuerza, una vez que el Papa Francisco haya dejado al Ecuador. Creo que lo importante, en cuanto a la lucha que mantiene el pueblo ecuatoriano en las calles frente al desgobierno de Correa y su relación con la visita del Papa, es que el propio Papa, en su discurso de llegada y en sus homilías en las misas campales de ayer en Guayaquil y de hoy en Quito, dijo cosas que reflejan que está perfectamente al tanto de lo que sucede en el Ecuador y del descontento popular frente a Rafael Correa. El Papa, por ejemplo, hablo de “servir a un pueblo que se pone de pie con dignidad”, mencionó la “inclusión” como ago que está faltando en el Ecuador, hablo de que los “individualismos son la causa del enfrentamiento y la violencia” y manifestó que “no se puede alcanzar la unidad si la mundanidad nos lleva a la guerra entre nosotros mismos.”. Todo esto y otras frases deben darnos una lectura positiva de que el Santo Padre puso el dedo en la llaga sobre los males que el régimen de Correa ha traído al Ecuador. Para mi modesto entender, el Papa tiene claro que hay un gobernante que excluye sistemáticamente del proceso político a quienes no piensan como él, que por su patológica egolatría (léase inidividualismo o mundanidad) es el causante de los enfrentamientos que se están dando actualmente en el Ecuador, y, además, le recordó muy sutilmente a Correa que la Iglesia Católica le apoyará siempre y cuando sea para servir a un pueblo que se pone de pie con dignidad. A este Papa hay que tomarlo en serio, porque su mensaje brillante, elegante y bondadoso, es, a la vez, duro y franco cuando así tiene que serlo. El único que estoy seguro no lo entendió así, es sin duda Rafael Correa.

    Me gusta

  13. … me parece que es de sentido común dejar a un lado las ideologías o las corrientes de pensamiento frente a una visita del papa llamando a la unidad y la paz… me parece bien que se cuide de no usar la plataforma del papa como un arma de un lado o de otro…

    Me gusta

  14. Creo que es un reflejo de la miseria de periodismo generalizado. Los medios “independientes” seguro han llegado a un acuerdo con el gobierno. Este a su vez cancela las cadenas nacionales temporalmente. La verdad nos falta mucho todavía para tener un periodismo de primera, ya sea “independiente” o “estatal”.

    Me gusta

  15. Seamos honestos .. la venida del Papa no va a cambiar en nada la postura de la gente sea cual fuera políticamente.

    Tanto de lado y lado tratan de usar sus palabras y presencia para modelarla a su conveniencia tan así como esta publicación y los medios mas sólo están cumpliendo con su rol de priorizar la información para compartirla, “fuera Correa fuera” ya vendrá después, eso es seguro.

    Me gusta

  16. Ecuavisa esta amenazado e intimidado. No olvidemos la salida de Carlos Vera hace varios años. Terrible ver el miedo de los dueños que han ordenado no arriesgar el negocio de la pauta del estado. Teleamazonas parece que va en la misma vía. Hemos perdido la objetividad del periodismo de TV.

    Me gusta

  17. Interesante análisis sobre el papel del periodismo ecuatoriano, ya no solo el “púbico” sino el llamado independiente, durante lo que va de la visita del papa Francisco. Claro no parece que vaya a cambiar en lo que queda!

    Me gusta

  18. Creer a pie juntillas,en la advocación de la virgen o del arcángel San Gabriel,es la expresión mas clara de aculturación impuesta.Es como cuando,por vía de ingerir drogas alucinógenas como el Ayaguasca, creemos ver ,la serpiente, el jaguar y el águila arpía y artificiosamente asumimos,que somos parte de la cultura Huaorani
    Creer en el Papa Francisco como divinidad,es expresión de la aculturación impuesta por los conquistadores y las clases dominantes de la sociedad,porque no responde a nuestra realidad, al contrario, es una ficción engañosa.Ver y respetar al Papa Francisco,como un ser humano que predica con el ejemplo y paradigma de virtudes,es la postura ética que debemos adoptar los ecuatorianos,frente a este ilustre y carismático personaje.Mas aún esta,debería ser la postura oficial de los medios de comunicación y de los periodistas,cuando emiten sus programas y reportajes al público.Siempre habría que destacar porque Francisco es nuestro amigo y lo admiramos.HONESTO,SOLIDARIO,BONDADOSO Y AUSTERO.Virtudes que por desgracia,ni de lejos acompañan al Presidente Correa,y por mas esfuerzos que haga, no podrá asimilarlas en los pocos momentos que compartirá con el Papa Francisco.De modo que su suerte está echada y todos los ecuatorianos debemos prepararnos para la inminente etapa postcorreista

    Me gusta

  19. Tal como el Comercio. La cabeza del catolicismo ecuatoriano parece ser Correa. Una vez que emitió su bula de que el Papa llegaba al paraíso, los medios se allanaron y el paraíso es todo lo que representan.

    Me gusta

  20. Y por qué confiar a la prensa la difusión de las demandas de las personas?, acaso no es igual que entregar la solución de los problemas de la humanidad a la iglesia (católica o no)?

    De la misma forma, debo insistir en que la “culpa no es del recadero”. No es un problema de los medios de información, así como tampoco del Papa, es de la sociedad.

    La sociedad como tal se ha sentado cómoda a que lo líderes espirituales y/o políticos resuelvan sus problemas, mientras nosotros desarrollamos un status quo, vacío de letras, de reflexiones, de debate y sobre todo de tolerancia.

    Se reclama por la actitud intolerante del presidente, pero a su vez nosotros criticamos a todo aquellos que no están acorde a nuestros distorsionados y mal concebidos estándares morales. Me refiero a la capacidad de insultar, criticar, usar el pito de manera desmesurada, no respetar el paso cebra, no importarnos botar basura… y prácticas de convivencia básicas que dejamos de ver en nosotros para resaltarlas en el resto.

    Se nos quiere hacer creer que debe existir una exigencia a la prensa para que cumpla un rol equilibrado en la comunicación de los eventos de la sociedad, la misma prensa que se encarga de entorpecer nuestro desarrollo y capacidad de dicernimiento, con una programación llena de sexismo, prensa rosa y asesinatos. O acaso la televisión, radio o prensa han servido para educar?

    Aquí se plantea que en el juego de poder, los sectores fácticos actúen para favorecer la efervescencia de las personas. Supondré que lo hace con absoluto conocimiento y convicción, para evitar así creer que se mantiene la esperanza en que la prensa nos permitan afianzar los procesos de debate en la sociedad.

    Fuera Correa, así es como se hace hincapié en este artículo, ahora habría que ver en la misma prensa a la que usted reclama, cual será su candidato para la sucesión!

    RG

    Me gusta

  21. Lastimosamente muchos han caído en la estrategia del correismo, que solo quiere desviar la atención del momento crítico en que se halla; y está atento y presto para recoger las migajas de popularidad que puedan caer de la mesa del Papa Francisco.

    Me gusta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s