Instrucciones para un golpe blando

El golpe blando es un saco donde cabe cualquier cosa. Una opinión, una denuncia, una reunión, un intercambio de mensajes, una manifestación, cualquier tipo de protesta, la reclamación de un derecho… Todas esas acciones que solían entenderse como parte del ejercicio legítimo de la política y de la ciudadanía hoy están bajo sospecha. Hacen parte de lo que el gobierno llama “los cinco pasos para desestabilizar democracias por vías no tradicionales” tal y como constan, supuestamente, en el manual de Gene Sharp, pretendido ideólogo estadounidense de los golpes suaves. ¿En qué consiste tal estrategia? Diario El Telégrafo hizo una infografía y la Secom, sobre esa base, produjo un videíto para explicárselo a los incautos en la última sabatina (la 432: ya sólo nos quedan 96). Vale la pena seguir su desarrollo paso a paso para entender cómo, según esta visión, una serie de prácticas que debieran corresponder a la normalidad política de cualquier democracia quedan de golpe deslegitimadas por la mala conciencia del correísmo.

La infografía de El Telégrafo a partir de la cual Rafael Correa pretende explicarnos la verdad es toda una pieza. A ratos uno se siente tentado de pensar que sus textos provienen de aquella fábrica de ladrillos conceptuales conocida como Foro de los Comunes, así de pretenciosas e insustanciales son algunas de sus líneas. Por ejemplo aquella que dice “generar matrices de opinión en déficit reales o potenciales”. ¿Qué diablos significa esto? Y, sin embargo, no son los Comunes los perpetradores del engendro. La cosa es aún peor: el texto proviene de Venezuela, exactamente de la Asamblea Popular Revolucionaria del chavismo y de su página web oficial, bautizada con el nombre más elocuente que pueda caberle a un espacio supuestamente destinado a promover el debate conceptual: Aporrea. Para eso ha quedado El Telégrafo: para reproducir propaganda chavista.

Eso de “generar matrices de opinión en déficit reales o potenciales” es la primera acción de la primera de las cinco etapas del golpe blando, la etapa del ablandamiento. Para que estas nueve palabras resulten inteligibles el video de la Secom elige desechar seis y decir, escuetamente, “matrices de opinión”. Debió quedarse con una sola: opinión. Porque son simples opiniones las que el video pone como ejemplos de golpismo. Así, un titular de prensa que dice “Guillermo Lasso se une a las críticas por las salvaguardias arancelarias” implica, según el video, la afirmación de que “el programa económico no sirve”, lo cual coloca al candidato de la derecha (y al diario que recoge su opinión) en pleno empeño conspirativo. Las siguiente acción de la etapa de ablandamiento es “creación de conflictos y promoción de descontento”. Como ejemplos, el video de la Secom cita dos titulares de prensa: “Los afiliados del IESS se quejan por la atención y la falta de medicinas” y “Jubilados protestan con crespones negros”. De donde se desprende que, para no ser tachados de golpistas, o bien los afiliados a la seguridad social no pueden quejarse de nada o bien los medios de comunicación no deben dar cuenta de sus quejas. En resumen: cuando el gobierno habla de una táctica ilegítima de ablandamiento se refiere, básicamente, a ciudadanos ejerciendo su derecho al disenso. La opinión y la protesta, según este esquema, adquieren la categoría de delitos contra la seguridad del Estado.

Segunda etapa: deslegitimación. Incluye la “manipulación de los prejuicios ideológicos” (por ejemplo, cuando alguien tuitea que “no queremos ser Venezuela”) y el “reclamo por la ‘libertad de prensa y derechos humanos”. Nótese cómo en la infografía, el diario correísta, fiel a su estilo y a diferencia del original de Aporrea, entrecomilló las palabras “libertad de prensa y derechos humanos”, ardid tipográfico que corresponde al esfuerzo oficial por deslegitimar ambos conceptos. El mismo aparato de propaganda que resignificó la palabra dictadura, para que suene bonita, hizo lo propio con las palabras libertad y derechos humanos, para que suenen feas. Al final de este proceso de resignificación resulta fácil catalogar como conspiradores y golpistas a quienes reclaman libertad de prensa y derechos humanos.

Tercera etapa: calentamiento de calles. Se refiere, obviamente, a las manifestaciones populares que tuvieron lugar en varias ciudades del país en las semanas previas a la visita del Papa, reducidas en la versión de la Secom a unas cuantas escenas de violencia y agresiones contra policías. Esta etapa incluye también “tuits de todo tipo”, como uno que dice (¡horror!) “ya no es por herencia y plusvalía, es por ocho años de abusos”. ¿Cabe imaginar actitud más conspirativa que la de este tuitero?

La cuarta etapa, desestabilización, es la fase en la que confusamente nos encontramos ahora. Y decimos confusamente porque el mensaje de la Secom da a entender que esta etapa y todas las anteriores ocurren, así de rara es la estrategia, de forma simultánea. El punto central de la desestabilización parece consistir en la difusión de rumores. Se recoge aquí una serie de grabaciones que el presidente Correa atribuye a “campañas de call center”: que va a haber un feriado bancario, que hay que retirar todos los ahorros, que los militares restaron su apoyo al gobierno… Rumores así se reproducen con facilidad en momentos de agitación política. Más allá de lo reprochables que nos parezcan y del hecho de que, en caso de ser reales y no un mero invento de la Secom, mantuvieron un perfil bastante bajo en las redes sociales, lo cierto es que el gobierno no ha sabido mostrar de qué manera y a través de qué personas se vinculan con el supuesto plan de desestabilización del país del cual asegura que forman parte.

La quinta etapa, a la que “nunca llegarán”, según Correa, incluye preparar el terreno para una intervención militar, promover el aislamiento internacional del régimen y, finalmente, forzar la renuncia del presidente de la República.

La pregunta obvia aquí es la misma que se le planteó al ministro del Interior, José Serrano, cuando hace dos semanas denunció aquella delirante conspiración para tomar Carondelet por asalto usando palos, globos y pimienta en polvo: ¿por qué los golpistas no están presos? Rafael Correa habla de “un núcleo duro” de conspiradores “con asesores extranjeros, con cualquier cantidad de dinero, con contactos nacionales y extranjeros”, cuyo objetivo es “generar caos y violencia para que renuncie el presidente”. Tienen páginas Web, redes sociales, medios de comunicación. Son “una fuerza enorme”. Con tantos detalles, parece claro que el presidente, aunque no lo dice, sabe quiénes son. Tiene, ya no hay quien lo niegue, las redes de espionaje suficientes para identificarlos e infiltrarlos. ¿Qué espera para detenerlos? Por menos, mucho menos que eso (de hecho, por nada que pudieran demostrar), a los diez chicos de Luluncoto les mandaron encima todos los gorilas que encontraron, los metieron presos, los acusaron de terrorismo, los expusieron públicamente, les arruinaron la vida. Los conspiradores del golpe blando son mucho más peligrosos. Sus acciones configuran una serie de gravísimos delitos contra la seguridad del Estado. ¿Por qué no están presos? Sólo hay una respuesta posible: porque el golpe blando es una mentira del presidente. Otra.

Cuando esto haya terminado, las alharacas del golpe blando de Correa se recordarán como una de las anécdotas más deleznables y penosas de un mitómano empedernido. Y lo más burdo de todo este montaje es la utilización de Gene Sharp como presunto teórico de la estrategia. Es obvio que no lo han leído. La militancia chavista se los mandó distorsionado a su antojo y los correístas se lo tragaron entero. Porque resulta que todo en esta historia, la teoría del golpe blando, los cinco pasos famosos, el objetivo de la estrategia, el carácter violento de las movilizaciones, todo, es pura fantasía.

Para empezar, la estrategia de Sharp no pretende “desestabilizar democracias por vías no tradicionales”, como asegura el gobierno, sino ofrecer resistencia ante las dictaduras. El libro en el que expone estas ideas, donde las palabras “golpe blando” no se mencionan por ningún lado, lleva por título, precisamente, De la dictadura a la democracia. Y la palabra clave de su planteamiento no es golpe, sino resistencia. O sea que al correísmo le traicionó el subconsciente: cuando admite que la estrategia de Gene Sharp puede ser usada en su contra está reconociendo su carácter autoritario, controlador, disciplinario y antidemocrático. Está aceptando ser un gobierno que no ofrece salida democrática alguna a los conflictos políticos y sociales, que no reconoce otras formas de expresión que no sean las suyas y que persigue toda disidencia. Es para gobiernos de este tipo que Sharp diseñó sus estrategias de resistencia, no para democracias donde los conflictos se procesan por canales institucionales.

En segundo lugar es obvio que el correísmo y sus propagandistas, tanto de la Secom como de El Telégrafo, adiestrados por Aporrea, confunden todos los términos de la estrategia. Si hay algo que define a la propuesta de Sharp por encima de toda otra consideración es la no violencia. Desobediencia civil y pacifismo. La red está plagada de testimonios a este respecto. Hay una contradicción insalvable entre acusar de violentos a los manifestantes quiteños y atribuirles la estrategia del teórico estadounidense. O lo uno o lo otro.

Finalmente, resulta difícil imaginar de dónde salieron esas dichosas cinco etapas que la Secom explica tan torpe como detalladamente: en la obra de Sharp no hay nada parecido. Y no lo hay porque lo que él propone (resistir al autoritarismo) es mucho más difícil que derrocar un gobierno promoviendo la intervención de las fuerzas armadas, como sostiene la propaganda correísta que ocurre en la quinta y última fase del golpe blando. Sharp desprecia la salida militar porque, dice, “deja intacta la distribución negativa del poder entre la población y la élite de control del gobierno y sus fuerzas armadas”. El teme que, cuando se actúa así, “la nueva camarilla en el poder puede resultar más despiadada y más ambiciosa que la anterior”. En resumidas cuentas, Gene Sharp no tiene ningún zapato en la cabeza.

Hay que leer De la dictadura a la democracia, un manual de resistencia del que quizás muy pocos habían oído hablar en este país pero que el presidente Rafael Correa, quien tampoco lo ha leído, tuvo a bien darnos a conocer. Es un libro que nos enseñará muchas cosas. Lo primero que aprenderemos de él es a distinguir la delirante y obtusa farsa del inexistente golpe blando como una simple y vulgar estrategia de propaganda. Y cómo con ella el correísmo pretende mantener a toda disidencia, a todo intento de crítica, a toda forma de rechazo y de protesta en una zona de sospecha en la cual resulta fácil y hasta justificable acallar y reprimir. Ante eso, dice Gene Sharp, sólo hay un camino posible: resistencia no violenta. Él enseña cómo.

Anuncios

9 comentarios en “Instrucciones para un golpe blando

  1. Las sabatinas solamente pueden funcionar en un lugar en el que por generaciones se invirtió en la perversa construcción de la ignorancia. No hay un término que mueva más susceptibilidades en el Ecuador actual que ése: la ignorancia. Las personas le tienen pánico a ser tildadas de ignorantes y si solamente el Presidente es el dueño del conocimiento, entonces a él habrán de hacerle caso.
    Siglos de miedo, violencia y frustración se esconden debajo de esa máscara a la que se aferran todos los correístas. Incluidos los del Foro de los Comunes, cuyas siglas deberían ser: BODRIO.
    Mi punto es que después de Correa, el miedo, la violencia y la frustración puede seguir ganando campo. Porque envilecerse es cómodo. Es confortable. Y siempre será más fácil encender el televisor y escuchar al patán de turno, percibido como el sabio del momento.
    A mí no me gusta Correa. Pero tampoco me está ya fascinando el Ecuador…

    Me gusta

  2. El golpe blando lo dieron y dan ellos, los de Alianza País cuando de inicio no juraron la Constitución Política al posecionarse del poder y no dijimos nada, en Montecristi hicieron una nueva Constitución y no dijimos nada, destruyeron las instituciones y nombraron nuevos dignatarios y funcionarios con “la meritocracia corréista, de los mas obsecuentes esbirros” y no dijimos nada. Se hicieron grandes contratos del Estado con el gran hermano y quedo en nada, lo del primo y Duzac esta olvidado, se nombra Fiscal a un primo que oculta todo y acusa a inocentes y casi nada dijimos. Nos agrede todos los sábados y luego de calentar las calles un tiempo con la venida del Papa casi ha quedado en nada. El golpe de martillo con el que nos han acostumbrado nos ha hecho indolentes, salvo unos cientos de jóvenes que quieren despertar la conciencia ciudadana. Se ha declarado dictador y sus áulicos nos dicen que es democracia popular, se tomaron todos los poderes y se burlan en nuestra cara y nos retan a las urnas en el 2017′ con cancha, reglas y jueces propios para darnos una goleada.
    Solo queda la resistencia organizada en las calles. Los alcaldes de las principales ciudades deben encabezar y coordinar la resistencia hasta que volvamos a una verdadera democracia, no a la anterior sino a una nueva inédita que hay que pensarla en consenso para que nunca mas tengamos que sufrí bucaramatos, gutierrismos y similares desgobiernos que nos avergonzaron y llevaron a caer en esta dictadura ominosa.

    Me gusta

  3. Por un momento creí que el golpe blando,era una de las tantas manifestaciones delirantes de Correa.Pensándolo mejor,creo que mas bien se trata – a juzgar por los términos utilizados para describirlo – de un auténtico AUTO GOLPE BLANDO a la medida del Presidente.Exactamente lo que sucedió en Montecristi,cuando entre gallos y media noche diseñaron una constitución a la medida del señor de Carondelet.
    El auto golpe blando,sigue a la inversa,pero con exactitud llos postulados del señor Gene Sharp: ablandamiento de la opinión ciudadana mediante la ley mordazay el código integral penal. Criminalizacion de la protesta.Deslegitimacion de toda opinión contraria al gobierno,mediante el estribillo: “primero ganen las elecciones”.Organización oficial de contramarchas mediante activación de reflejos condicionados en los calienta calles(sanduche y cola).Desestabilizaron y neutralización de la sociedad civil,mediante el Decreto 16.Finalmente fractura de todas las instituciones del Estado,mediante la sumisión de todas las funciones del Estado a la voluntad suprema y omnímoda del Presidente
    El camino es denunciar con fuerza esta nueva argucia de Correa y diseñar estrategias de resistencia no violenta,para detener la dictadura y recuperar la democracia.Es la forma mas idónea para rendir tributo a ese gran pensador norteamericano llamado Gene Sharp.

    Me gusta

  4. Un golpe duro no necesita razones, basta la fuerza bruta armada y economica, y sanseacabo, el grupo sedicioso se alza con la plata y el poder; eso de “golpe blando”, no acaba de entrar en mi sesera, porque si bien los motivos pueden ser los de siempre(altruistas o no), la metodologia resulta poco entendible, puesto que se supone que los “golpistas” son gente inteligente y/o ambiciosa, y deben ser debiles y de pocas platas, porque caso contrario le entrarian a lo “fuerte”, como bien señala R. Aguilar, mas bien es un programa de “resistencia barato y pacifico”. Asi que mas bien vemos un programa de
    “represion suave o disimulado”, porque la “estrategia” se apega a la destruccion de un “enemigo interno”, alguien que no tiene capacidad de opinion publica, y se ve obligado a manifestarse en las calles; entonces entran en accion las “tacticas dictatoriales” que tan bien conocemos en el pais, empieza con la demonizacion y deslegitimacion del oponente, o de grandes sectores de la poblacion potencialmente disidentes oprimidos(maestros, indigenas, sindicalistas, estudiantes, etc.), antes eran indios, ateos, comunistas, terroristas, etc., ahora son los mismos con otros “apodos o denominaciones”(subversivos, golpistas, ecologistas infantiles, etc.); la segunda fase es “criminalizarlos”, acusandoles en falso, o creando acciones violentas que se les atribuye, generalmente golpes anonimos y chapuceros(se usan para matar tontos utiles o inocentes, y dar categoria de “heroes” a las “fuerzas del orden”), de hecho los funcionarios de la represion se vuelven “adivinos”, saben que armas usan los subversivos, y cuando(en las manifestaciones habra palos con punta, astas de bandera, golpearan piernas, etc.), esos actos suelen ser aislados y puntuales, pero curiosamente muy bien registrados en fotos y videos(casi posan los fulanos), “pruebas” que se repiten una y otra vez para dar la sensacion de multitud de hechos(se ve “un solo” agresor); eso indica un hecho prefabricado, con clara intencion propagandistica y de represion(bastante chapucero y evidente), me recuerdan las “denuncias socialcristianas del Neira”(un robo menor reproducido con aire acongojado al infinito, mientras el robo ecuahospitalario quedaba en la impunidad), “los tiempos cambian, las personas no”.

    Me gusta

  5. Es obvio que Correa busca criminalizar las protestas y lo usa como todo para su propaganda. La protesta como todas las protestas es legítima. Pero también es obvio que si se usan las estratégicas del golpe blando. Al incio fueron las leyes de distribuición de riqueza, y ahora ya es por un descontento general. De parte de la oposicion circulan un montón de las más asquerosas falacias en la red, cosa de que no se puede acusar al régimen, que interpreta todos los hechos según su conveniencia u oculta informacion, pero no se basa en falsedades. Si las intenciones de la oposición son tan honorables, ¿por qué tanta mentira?

    Me gusta

  6. Hace mucho que se evidencia la muy pobre educacion academica de muchos de quienes nos gobiernan; son aquellos, precisamente, que castigan y persiguen a la clase pensadora y a los profesionales que prescindieron del Rincon del Vago. Son estos seudo intelectuales jefes de cualquier departamento gerencial de propaganda o de control de este gobierno, los que, rodeados de asesores de todo tipo, se atreven, sin ninguna verguenza, a hablar hasta de lo que no entienden o de lo que no han leido, en fin, son los utilitarios de un PhD para exponer publicamente los temas mas ridiculos y burdos que de otra manera y con otra clase de cerebros no podrian trascender ni en los lunes sexis de un diario popular. Lo ridiculo como politica de Estado, convierte a los delirantes golpes blandos, en la tesis de graduacion de los serviles que aparecen, de la noche a la manana, como intelectuales con titulo universitario a distancia, a muy corta distancia para ser verosimiles.

    Me gusta

  7. Ese es el camino: resistencia. Al abuso, al Código Orgánico Integral Penal -código fascista-, al TLC con la UE que arruinará nuestra economía, a nuestros campesinos, a nuestra biodiversidad. Al extractivismo que mata la vida humana, vegetal y animal. A la persecución a los lìderes populares, a los estudiantes, a los indios, a los disidentes.

    Le gusta a 2 personas

  8. La inteligencia gris – a veces pienso que se torna tan oscura que pierde su ya débil conexión o sinapsis- del poder delirante que tercamente se niega a desocupar Carondelet, tanto que supone tener su propiedad y no un contrato temporal de inquilinato,y que nos quiere vender una mentira para escapar de la realidad que lo circunda, carece de la capacidad de los diseñadores y ejecutores del túnel que permitió el escape del inefable Chapo Guzmán, que ha dejado boquiabiertos a tirios y troyanos,dándole piola a Donald Trump- el más pintoresco de la ya larga lista de aspirantes republicanos interesados en suceder al demócrata Obama-para continuar acusando a los inmigrantes ilegales mexicanos de todos los problemas que sufre la tierra del Tío Sam.
    Tanto el “golpe blando”del millonario Trump y el de los hijos de Alianza País son dos torpes invenciones que ofenden y desprecian la inteligencia ciudadana. Con estos golpes se percibe el vano intento por hacerle tragar la rueda de molino del prejuicio y el miedo. Son las dos muestras de cómo se puede llegar al empleo de siniestros y estúpidos montajes con el mismo perverso fin: el uno, por conseguir el poder; los otros, por mantenerlo indefinidamente.
    Dejemos tranquilo a Trump y sus delirios, para dedicarnos al ya casi ex-patio trasero del imperio,-todo sabemos que los anacrónicos patriotas del socialismo del siglo veintiuno están luchando valientemente por hacernos cambiar de amo- que es el escenario donde se están cocinando los artificiales, fantasiosos y torpes golpes blandos creados por el miedo correísta al despertar del pueblo ecuatoriano, que se puede convertir en el tsunami que eche por tierra la muralla de silencio que ha impedido el derecho ciudadano a la libre expresión y a la crítica al poder.
    La solicitud, formulada desde un avión, de que se aplique la “hermenáutica” para explicar el sentido de los mensajes con olor de santidad,las invocaciones a la rectificación, la tregua,la socializacion, el diálogo nacional, el pedido de que haga ejercicios de meditación, el despliegue de los medios que informan del escape del Chapo, los desvaríos de Donald Trump, no son más que cortinas de humo que ocultan la esencia del problema: una ambición de poder ilimitada, que está dispuesta a utilizar todos los medios a su alcance para mantenerlo,sin importar el uso de los medios más ilegales, indecentes, inmorales o antidemocráticos.
    El Chapo, Al Capone, el Papa, la anémica y confusa oposición, la blanda postura de la prensa, los rumores, Tico Tico, el mago Aladino, El Telégrafo, todo vale para rellenar el saco del montaje llamado pomposamente “golpe blando”. La moledora de la sabatina ya se encargará de triturar tan disímiles elementos, y de propagar el evangelio del miedo y el odio por doquier. No interesa si los bien pagados estrategas del Estado de Propaganda, que son de pocas luces, leyeron o entendieron el libro de Gene Sharp, lo que importa es impedir que el grito creciente del pueblo en las calles, que los aterra y enloquece, se escuche bronco y fuerte: !Fuera, Correa, fuera!. Así de simple.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s