Un presidente en las alcantarillas

El trabajo de quien se dedica a analizar el discurso de Rafael Correa se parece a veces al de un minador de basura entre las montañas de detritus: se requiere de guantes, mascarilla y botas de siete vidas para sobrevivir a la aventura sin contaminarse de las bacterias devastadoras que acechan entre los desperdicios. Como un buceador de ruinas, como un aventurero en una tribu de pigmeos mentales, como un minero olvidado en el fondo de un socavón oscuro, irrespirable y húmedo, el analista que incursiona, por ejemplo, en las tres horas y media de monólogo sabatino, ha de investirse del aplomo y la fortaleza anímica que le permitan emerger del fondo de la alcantarilla sin ver comprometida su cordura ni afectados sus sentimientos. Sigue leyendo

Anuncios