El Presidente tiene derecho a todo. ¿Y nosotros?

En el debate público, el Presidente de la República parece haber reservado para sí el monopolio de la mentira, la infamia y la violencia. El combate contra la mentira, la infamia y la violencia que él dice haber emprendido con el fin de sanear el debate público, se refiere a la mentira, la infamia y la violencia de los otros. No a las suyas. Cuando el Presidente de la República quiere mentir, infamar o ser violento, los ciudadanos estamos en la indefensión: ni las leyes ni los aparatos de control creados por el propio correísmo pueden evitarlo. De esto hay precedentes documentados. Sigue leyendo

Anuncios

En el cadalso las cosas son simples

Quienes hayan asistido personalmente a una sabatina conocen el estado de agitación que se apodera del auditorio cuando se anuncian los segmentos finales del programa, aquellos que suelen ir acompañados de piezas propagandísticas de estreno producidas por la Secom para que el Presidente de la República destroce a sus oponentes y se burle de ellos: La mentira de la semana, La doble moral de la semana y La libertad de expresión ya es de todos, que Rafael Correa presenta orgullosamente como “el segmento más esperado por todos” e incluye secciones como La canallada de la semana, La caretucada de la semana, La cantinflada de la semana y cualquier otra del mismo tenor que el aparato de propaganda haya preparado para la ocasión. Sigue leyendo