Mera, Glas, los Alvarado y otros gallinazos

Cada que lo entrevistan, el sinuoso secretario jurídico de la Presidencia, Alexis Mera, se preocupa por dejar sentado que es un tipo de izquierda. Lo dice a ritmo de siete veces por minuto, insistencia sospechosa que hace más cómicos sus intentos para cualquiera que conozca su pasado febrescorderista y su presente de funcionario presionador de jueces y persecutor de causas populares. Pero así pinta la realidad en tiempos correístas: Alexis Mera, de izquierda. Sigue leyendo

Anuncios

Jordi Évole y la negligencia primermundista

El secretario general de la Administración del Ecuador, Vinicio Alvarado, en un arrebato de sinceridad que se agradece, comparó al correísmo con el fascismo de Mussolini y de Franco. Dijo que esos gobiernos, lo mismo que el suyo, tuvieron muchas cosas buenas más allá de la política; ellos también desarrollaron a sus países; ellos también construyeron carreteras. Es verdad. La bonanza económica de España durante la década de los sesenta, por ejemplo, es un mérito que nadie puede negárselo a Franco. En esos años España mantuvo un crecimiento sostenido del siete por ciento, sentó las bases de su industria y se afianzó como potencia turística mundial gracias a la inversión en infraestructura, hasta el punto en que se llegó a hablar, seguramente con exageración, de un milagro español comparable al alemán. Sigue leyendo

Un zorro con sueños de perro

La gran noticia debía producirse el domingo 7 de diciembre a las dos de la tarde. La campaña había sido intensa en radio, televisión, redes sociales, vallas publicitarias de las grandes, gigantescas como esa que el Ministerio de Agricultura con su logo bien visible en una esquina colgó de la azotea de su edificio, que es una ancha mole, hasta cubrirlo casi todo:

“Vota por Quito. Tendremos una de las 7 ciudades maravilla”. Sigue leyendo